La araña de Centroamérica que caza a la velocidad de la luz

Empresas

A algunos las arañas nos producen una contradictoria atracción/repulsión. No podemos dejar de quedar fascinados por ellas pero al mismo tiempo nos ponen los pelos de punta y como superen un tamaño superior al de un guisante nos paralizan de terror. Para qué hablar de ejemplares del tamaño de la palma de la mano o de aquellos que cuentan con asombrosas capacidades. En el caso que nos ocupa hoy hablaremos de la araña de cara de ogro, oriunda de Centroamérica y que, además de poseer un amenazador aspecto resulta desconcertante para la Ciencia su prodigiosa velocidad. Grabada con cámaras de alta velocidad resulta casi imposible observar sus raudos movimientos, pues es capaz de lanzar una telaraña sobre su presa a una velocidad imposible. Algo así como los dispositivos lanzaredes de Spiderman pero más rápidos que inmediato.

Captando con cámaras de alta velocidad los movimientos de esta araña centroamericana y posteriormente reproduciendo el vídeo a alta velocidad es la única forma en que se ha podido analizar la secuencia de acontecimientos que comienza con un inocente grillo aproximándose a una telaraña y que concluye con el desafortunado insecto convertido en cena de arácnido.

Un equipo de la BBC se encontraba grabando el documental “La oscuridad, el mundo nocturno de la naturaleza” cuando fueron testigos de esta fugaz cacería. Cinco horas tuvieron sus cámaras enfocadas a la telaraña hasta que la presa se situó bajo la misma. La araña permanecía completamente inmóvil hasta que una antena del grillo roza la red y no pasó una milésima hasta que la cacería había concluido. El jefe del equipo dice que sin una cámara de esas características nunca se podría haber visto qué sucedió.

Al rozar la red arácnida, el cable envía una señal a la araña que la alerta de la presencia de la presa y la reacción es inmediata: salta sobre la presa inmovilizándola. Es su técnica más asombrosa por la gran velocidad a la que reacciona y se mueve, pero tampoco se queda corta cuando emplea su otra técnica favorita, más cercana al procedimiento de nuestro amigo y vecino el Trepamuros para atrapar a los malhechores.

Y es que la araña de cara de ogro es capaz de lanzar redes que inmovilizan a las desdichadas criaturas que se convierten en su almuerzo. Afortunadamente no las hay de medio metro de grande… porque no las hay, ¿verdad? ─[BBC / Wikipedia]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor