La banda ancha generó un mercado de 848 millones en 2003

Cloud

Los servicios de transmisión de datos mediante banda ancha casi doblaron durante el año pasado los ingresos de 2002.

La banda ancha se consolidó el pasado año hasta lograr un mercado de 848 millones de euros, según datos recogidos en el Informe Anual de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), presentado en Madrid.

Asimismo, los accesos a la Red de alta velocidad, principalmente a través de líneas digitales asimétricas (ADSL), cuatro de cada cinco, y del cable, sumaron en los últimos doce meses casi un millón de usuarios, que se situaban en 2,12 millones a 31 de diciembre de 2003, procediendo la mayoría de internautas de banda estrecha.

Los usuarios de accesos a la Red y servicios de información superaron la cota de los 4,9 millones (3,92 millones en 2002), lo que se tradujo en una facturación del conjunto de los proveedores que rozó los 1.300 millones de euros, frente a los 918 registrados en el ejercicio previo.

De ellos, el 82 por ciento procedieron de los servicios de acceso (669 millones, un 72 por ciento, en 2002), con un claro desequilibrio entre las conexiones de banda ancha respecto a las que se realizan a través de la red telefónica conmutada (RTC), que apenas creció (de 218 a 220 millones) de un año para otro.

En cambio, tanto los ingresos por publicidad como los generados por comercio electrónico se redujeron respecto a 2002. Así, los primeros pasaron de 45 a 35 millones, mientras que la CMT sitúa la facturación procedente del comercio electrónico en 2003 en ocho millones de euros, cuando un año antes fue de quince millones.

Por operadoras, Telefónica cerró el pasado ejercicio con más de un millón de usuarios de pago y una cuota de mercado en servicios finales del 55 por ciento. Su más inmediato perseguidor, Wanadoo, se quedó en 814.000 usuarios, pese a sumar la cartera de su competidor eresMas, a la que compró en 2003.

Este informe es el primero que se publica tras la entrada en vigor en noviembre del pasado año de la nueva ley General de Telecomunicaciones, que introduce cambios sustanciales en el modelo de regulación al incorporar las directivas comunitarias en esta materia.

El presidente de la CMT, Carlos Bustelo, destacó que ese nuevo marco propone una regulación basada en la neutralidad tecnológica, de apoyo a servicios emergentes y que impulse la innovación, lo que supone un nuevo reto para el mercado de las telecomunicaciones.

En este sentido, recordó que el sector recuperó dinamismo durante el pasado ejercicio, superando en casi un nueve por ciento la facturación global de 2002, hasta situar el mercado en 34.363 millones en ingresos por operaciones.

Bustelo precisó que, si bien en 2003 continuaron los procesos de ajuste y consolidación empresarial, las estrategias de las operadoras se centraron no tanto en el recorte de gastos sino en la obtención de ingresos, lanzando nuevas líneas de negocio como el PLC, la conectividad inalámbrica o los servicios de voz sobre IP.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor