La cama con aire acondicionado: noches fresquicas

Empresas

Seguimos a vueltas con la manía de no pasar calor por la noche en verano. Si el aire acondicionado te reseca las mucosas o contribuye a que te resfríes, si el ventilador no te deja dormir con su ruido o no resulta suficiente para bajar la temperatura del dormitorio, y si dormir en la bañera es hasta cierto punto un alivio pero te despiertas con tortícolis puede que esta solución sea la definitiva: una cama con su propio sistema de aire acondicionado en el colchón. Lo siguiente ya tiene que ver con pasaporte y emigrar.

El sistema consiste en una especie de edredón nórdico que colocarás bajo las sábanas y que haciendo honor a su nombre te traerá todo el frío de esas latitudes a tu cama.

A la inversa de lo que hacen los edredones nórdicos, que proporcionan un calor suficiente como para pasar una noche en esos países del norte de Europa, este sistema lo que te trae es la baja temperatura propia de esos paisajes nevados y te permite dormir sobre una capa de frescor que resulta sumamente gratificante en medio de la canícula estival.

El funcionamiento es simple, absorbe el calor de la habitación y el que emite la persona acostada sobre el invento y lo arroja hacia el exterior haciendo que el ocupante de la cama duerma sobre un lecho permanentemente fresco. Por fin evitarás esa sensación de calor que invade el colchón por debajo de tu cuerpo.

No ocupa la totalidad de la superficie de la cama pero con unas medidas de 96x92x7 sí que permite disfrutar de una zona fresca en la parte que más se calienta, la del tronco y cabeza. No temas electrocuciones puesto que funciona a 12V/2W. Su precio ronda los 200€ y de momento se vende en Japón. ─[Japan Trendshop]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor