La española BidAway pone su punto de mira en Silicon Valley

CloudEmpresasGestión CloudWorkspace

La startup, especializada en subastas de habitaciones de hoteles de lujo, ha logrado levantar una ronda de financiación de 250.000 euros procedente del fondo de capital semilla Finaves IV y prevé su expansión en el mercado norteamericano.

La plataforma especializada en la venta de paquetes vacacionales de lujo, BidAway, se ha distinguido recientemente como la única start-up española en vencer el concurso ‘500 start-ups’, programa de aceleración de firmas tecnológicas de Silicon Valley. La firma además ha logrado levantar una ronda de financiación de 250.000 euros procedente del fondo de capital semilla Finaves IV.

Gracias a esta inyección económica, la compañía especializada en la subasta de habitaciones de hoteles de lujo y experiencias turísticas, espera recaudar más de 1,8 millones de euros durante este 2014 a lo que sumaría una facturación de 900.000 euros anuales gracias a una política ambiciosa de expansión. No en vano, espera cerrar este año acuerdos de distribución de su producto 2.o en diferentes estados de EE.UU como es el caso de Baja California, Nueva York o San Francisco. En una segunda fase, la start-up pretende expandir su negocio a Europa a países como Italia o Alemania para después “consolidar” su mercado europeo en 2016 e iniciar entonces su expansión en Asia.

El proyecto de venta de habitaciones de lujo comenzó en 2012 de la mano de sus tres socios fundadores. Luca Carlucci, Albert Valentí y Brian Reichle  aportaron entonces una inversión de 65.000 euros y dos años después la firma no sólo se ha consolidado como plataforma referente internacional en subastas de habitaciones de lujo, sino que también ha optado por ofrecer a sus usuarios paquetes vacacionales y cruceros de lujos a través del mismo sistema. Los ingresos de la start up proceden de la comisión por cada transacción que se cierra en BidAway.

Junto con esta ronda de financiación, BidAway ha recibido en el último año una aportación de 398.499 euros por parte de un grupo de inversores formado por Caixa Capital Risc de La Caixa; la sociedad navarra de desarrollo, Sodena; un grupo de business angels; Enisa, 500 Startups y Marfil Empresarial. Esta última pertenece a la familia Torrelles, expropietaria de la empresa catalana de cátering Alessa, vendid

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor