La filtración del iPhone muta en culebrón judicial

Empresas

La policía irrumpe en el domicilio del periodista que filtró la información y requisa sus equipos informáticos, por si contuviesen más datos.

Tras las imágenes del prototipo del iPhone llegó el escándalo. La historia se remonta a la semana pasada, cuando se filtraba la noticia sobre cómo sería el nuevo iPhone 4G de Apple, a través de Gizmodo. Según las explicaciones del propio portal, el dispositivo fue olvidado en un bar por un trabajador de Apple y, al parecer, Gizmodo pagó 5000 $ para hacerse con él.

El viernes, la policía e ntró en la casa del redactor de Gizmodo USA, Jason Chen, aunque la confirmación de estos datos no ha llegado hasta ahora. En el registro se incautaron varios objetos tecnológicos de almacenamiento de información, entre ellos, cuatro ordenadores, dos servidores, tres discos duros y dos cámaras digitales, por si contuvieran información del nuevo iPhone de Apple, que no estará en el mercado hasta el verano.

Según las leyes de California, esta incautación de material sería ilegal por trabajar como periodista para la publicación, lo que le protege de tales acciones. Los representantes legales de la editorial, ya han hecho llegar un comunicado a la policía, sin embargo éstos, de momento, no han emitido respuesta.

Apple todavía no se ha pronunciado al respecto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor