La formación online se doblará en 2008

Empresas

El Observatorio de Internet calcula que más de cinco millones de ciudadanos de toda España se incorporarán a algún tipo de aprendizaje mediante el “e-learning”.

Perfil “e-learning”

Un estudio desvela que alrededor de 350.000 españoles siguen cursos a través de Internet. La mitad de ellos estudian carreras universitarias, y entre el resto de materias estudiadas, se encuentran contenidos tan diversos como la medicina china, el inglés o la preparación de oposiciones. El informe, elaborado por el Observatorio Español de Internet, destaca que uno de cada diez universitarios es virtual, lo que supone una cifra total en torno a los 170.000 alumnos.

El porcentaje total de estudiantes a distancia de cualquier disciplina se sitúa en España en el 5 por ciento, cifra que refleja que “importantes segmentos de la población no han podido adaptarse con comodidad a la oferta educativa presencial”, según Francesc Canals, director del Observatorio, que augura que esta cifra crecerá e incluso se doblará de tres a cinco años.

No obstante, Canals ha indicado que el informe Bioeduca 2006 concluye que el denominado “e-learning” (estudio a través de Internet) se estabilizará en el 10 por ciento de alumnos, por “la cultura del trato presencial en España y en todo el ámbito mediterráneo”, frente a porcentajes mucho más elevados que se registran en países nórdicos.

El perfil del usuario que sigue un curso por Internet es el de una persona de entre 30 y 45 años, con uno o más hijos a su cargo y que trabaja a jornada completa, que no tiene tiempo suficiente para ir a una universidad o centro de estudios y que se dedica al estudio en franjas horarias en las que no ha de atender directamente a la familia o a los hijos.

Cinco millones de españoles se incorporarán en el “e-learning”

El Observatorio Español de Internet calcula que más de cinco millones de ciudadanos de toda España se incorporarán a algún tipo de aprendizaje mediante el “e-learning” durante los próximos cinco años, favorecido por la desaparición de las resistencias culturales, la mejora de las condiciones técnicas de Internet para el gran público y la mejora de una cultura del aprendizaje.

En opinión de Francesc Canals, “las grandes inversiones publicitarias no han servido para seducir a grandes grupos de población, ya que el público necesita tiempo y espacio para desarrollar una cultura del aprendizaje a distancia, un aspecto que no tiene connotaciones lúdicas como gestionar un e-mail o chatear y sí supone un cierto compromiso y obligación”.

Estudiantes minusválidos y presos

El informe analiza también el impacto de los estudios por Internet en el colectivo de minusválidos y destaca que de los 350.000 existentes en toda España, sólo 3.370 están matriculados en la UNED (Universidad Nacional Española a Distancia), una cifra muy por debajo de la media de países del norte de Europa, donde se alcanzan porcentajes del 16 y 17 por ciento.

Canals ha indicado que este colectivo y el de los presos son sectores “potencialmente fuertes” para la expansión de la enseñanza por Internet y ha destacado que sólo la UNED cuenta con 873 reclusos inscritos en el aprendizaje a distancia.

Ha citado también a la Fundación Autónoma Solidaria, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que tiene un programa de colaboración con la consejería de Justicia de la Generalidad mediante el cual diversos voluntarios acuden a las cárceles para ayudar con clases de refuerzo a los internos que siguen cursos a distancia.

Según el estudio, las empresas españolas consideran de mucha utilidad el e-learning y lo valoran de manera muy favorable, y, aunque el informe no especifica datos en este sentido, no lo aplican mucho por el momento.

Para evitar estafas en este sector del aprendizaje por Internet, Francesc Canals ha aconsejado hoy a los usuarios “comparar precios de los cursos y no precipitarse, leer la letra pequeña de los contratos, pagar con tarjeta y no con transferencia bancaria y constatar que efectivamente quien ofrece un curso ofrece su razón social, teléfonos de contacto y NIF, ya que la ley obliga a ello”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor