La inversión empresarial en innovación TI reduce puntos

CloudServidores

Según el último estudio de A.T. Kearney, las oportunidades de crecimiento del tejido corporativo peligran ante la posible falta de respuesta a las demandas de negocio.

Estrategias a largo plazo

El último estudio realizado por la consultora estratégica A.T. Kearney entre 200 altos directivos procedentes de Europa y EEUU revela que, a pesar de que el 67 por ciento de los empresarios coinciden en afirmar que la innovación tecnológica es básica para el éxito de sus compañías, solo el 20 por ciento de las inversiones que se realizan en materia tecnológica están destinadas a la innovación, lo que supone un 30 por ciento menos que en 2002.

Aunque las empresas europeas y americanas parecen estar cada vez más centradas en obtener oportunidades de crecimiento, sus mayores esfuerzos en materia tecnológica están destinados al mantenimiento de las gestiones rutinarias y a la reducción de costes. Por eso, y debido a estos datos, A.T. Kearney estima que las oportunidades de crecimiento que tienen muchas empresas pueden peligrar, ya que esta reducción en inversión tecnológica, puede derivar en que las compañías no sean capaces de responder efectivamente a las demandas que puedan exigir sus negocios.

Además, de acuerdo al estudio de A.T. Kearney, el 72 por ciento de los empresarios afirma que los mayores avances tecnológicos de sus compañías han surgido de proyectos generados en áreas tales como estrategia, ventas, comercialización y operaciones corporativas en lugar de haberse producido en los departamentos TI. De hecho, casi la mitad de los entrevistados (el 47 por ciento) asegura que su unidad tecnológica está más centrada en dar respuesta a los requerimientos cotidianos que en desarrollar estrategias a largo plazo.

“Estos datos desmienten la idea generalizada de que los departamentos tecnológicos son los que tienden a apostar por la adopción de nuevas técnicas, mientras que el resto de las unidades de negocio las frenan”, asegura Consuelo Prieto, vicepresidente en A.T. Kearney. “En realidad, la mayoría de los departamentos IT no pueden innovar tecnológicamente puesto que están más centrados en llevar a cabo operaciones rutinarias. Por eso, los directivos optan por consultar a otros departamentos a la hora de buscar recursos innovadores que les permitan alcanzar metas de negocio estratégicas”.

Alineación TI

El estudio demuestra que, la alineación estratégica entre las compañías y sus departamentos tecnológicos, se ha producido de forma incorrecta. Apenas un 25 por ciento de las empresas integran y desarrollan simultáneamente su planificación tecnológica con la de negocio, teniendo en cuenta que en 2002, era el 32 por ciento. Como consecuencia de este hecho, los departamentos TI son percibidos como unidades ineficaces y poco ágiles. Solamente el 41 por ciento de los encuestados piensa que reaccionan bien ante los cambios de negocio y más de un 30 por ciento opina que al menos una quinta parte de su capacidad tecnológica se desperdicia cada año.

“Los departamentos tecnológicos tienen el desafío de comenzar a producir valor más allá de la simple reducción de costes”, mantiene Consuelo Prieto. “La manera más eficaz para alcanzar este valor está en la correcta integración de la tecnología en el desarrollo del negocio y en comenzar a valorar el éxito de estas unidades dependiendo de su contribución a la empresa y de las iniciativas innovadoras que lleven a cabo”.

No obstante, existen diferencias de opinión entre las firmas europeas y las norteamericanas. Las expectativas que los directivos europeos han depositado en la tecnología son más bajas que las de los norteamericanos y, tal vez por esa razón, confían menos en sus departamentos TI. Como consecuencia, estas unidades no son consideradas como pieza clave en su negocio y son pocos los que afirman haber conseguido grandes ventajas a través de la inversión tecnológica; solamente el 20 por ciento de los europeos creen que la innovación es básica en su negocio frente al 32 por ciento de los directivos americanos. Además, las empresas europeas son las que, con más frecuencia, destinan los recursos de sus departamentos TI a labores operacionales y rutinarias antes que a innovación.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor