La mochila diseñada para el artista urbano… o Bart Simpson

Empresas

Para algunos los graffitis son simple vandalismo, para otros obras de arte, pero lo cierto es que pueden ser ambos. Hay graffitis que sólo buscan hacer la gracia o marcar territorios como si de un animalico se tratara, y a veces tiene el mismo toque artístico que el de un perrete borracho con problemas para controlar su esfínter.

Otros al contrario están colocados en zonas respetando a la gente y son verdaderas maravillas. Para estos últimos, y en respuesta a los típicos maletines de pintura, se ha creado la mochila Graffiti.

Gracias a un compartimento te permite colocar hasta 8 sprays perfectamente ordenados, y en su interior hay también espacio para otros 2 más, junto con rotuladores y demás complementos.

Pero como no sólo de graffitear vive el graffitero, también cuenta con bolsillos externos laterales, un compartimento para el portátil y unos utilísimos enganches externos para colocar un monopatín.

Así que ya sabes, una herramienta perfecta para organizarte y salir huyendo cuando te persiga la policía que por 69 dólares podrá ser tuya. De ti depende ya si te compensa además ponerte pantalones cortos azules, una camiseta anaranjada y llevar el pelo de punta.— Dani Burón [Sprayground]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor