La neumonía atípica repercute en la industria del hardware

Cloud

Los fabricantes de ordenadores con presencia en la zonas afectadas por el síndrome respiratorio agudo han tenido que recurrir a diferentes alternativas para poder doblar sus beneficios.

“Se abre el invierno nuclear de la industria electrónica y de semiconductores” ante el efecto que puede causar el síndrome respiratorio agudo (SARS) en el sector, ha sido una de las frases más pronunciadas por el grupo de análisis financiero Aberdeen.

El manifiesto tiene como origen la concentración tan elevada de la producción de componentes electrónicos en la provincia china adyacente a Hong Kong, una de las primeras áreas donde se ha detectado el síndrome y donde se ubican las ciudades de Guangzhou y Shenzen, localidades productoras del 50 por ciento de los chips a nivel mundial, donde se emsambla el 85 por ciento de los componentes de ordenadores y, además, donde se fabrica prácticamente el 100 por cien de los adaptadores de corriente AC-DC, dispositivos esenciales para el funcionamiento tanto de los equipos portátiles como de los cargadores de los móviles.

De este modo, si a la situación definida se le añade la posibilidad no muy lejana de cerrar plantas y fábricas chinas, con el objeto de detener y paliar la enfermedad, el resultado, obviamente, sería la impotencia de Occidente ante una carencia casi absoluta de hardware. Es más, los fabricantes de ordenadores y las empresas con presencia en la zona afectada han tenido que recurrir a videoconferencias, correo electrónico o telefonía por Internet.

Por su parte, los efectos del SARS en las multinacionales tecnológicas son ambiguos. Es decir, mientras las operadoras aumentan la venta de ancho de banda, los fabricantes de ordenadores pueden padecer escasez de suministros. Según recoge CNET, Singapore Telecommunications, la principal telefónica de la ciudad estado, ha visto aumentar la demanda de su servicio de videoconferencia en un 50 por ciento, al tiempo que el envío de mensajes SMS ha crecido en otro 20 por ciento. Junto a esto, Intel y HP han pedido a sus empleados que trabajen desde casa, Intel ha suspendido dos foros de desarrolladores en Taipei y Bejing y Sun ha hecho lo propio con el SunNetwork 2003. No obstante, las firmas del sector esperan doblar sus beneficios durante este año.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor