La patente del MacBook Air y su forma de filo de hacha puede acabar con los demás ultrabooks

Empresas

Como decía Britney Spears, “ups, lo he vuelto a hacer”. De nuevo una patente de Apple podría amenazar con impedir al resto de marcas que lancen sus propios productos. Pero claro, es lo que tiene inspirarse (o “inspirarse”, nótese el irónico uso de las comillas) en creaciones ajenas y sobre todo que las autoridades competentes compartan o no esa visión, que a veces termina en los Tribunales. La cuestión es que Apple tiene patentada la forma de filo de hacha que ha popularizado a su exiguo ultraportátil MacBook Air, y como otras marcas han decidido adoptar ese diseño en sus ultrabooks de última generación ya tenemos el lío montado otra vez con las patentes, las demandas y compañía.

Esa forma triangular del perfil del MacBook Air, con la parte más cercana al usuario más delgada que la parte posterior del dispositivo portátil tiene dueño.

Al menos así parece desprenderse del registro de patente que Apple ha presentado en el que, además, señala como “irrelevantes a efectos de la patente” todo lo concerniente a posición y situación de puertos, conectores y otros elementos del diseño del Air, pero sí que reclama como propia forma en si, la particular, singular en cualquier caso y decididamente estilizada forma, algo muy distintivo y que sin duda ha ayudado a que sea el portátil más delgado existente hasta que, como sucedió antes con el Asus eee PC, se ha originado todo un nicho de productos.

Si bien con los netbook no podía hablarse de un caso similar, porque básicamente se trataba de reducir la escala de los portátiles, en el caso del Air hay que reconocer que llevar al extremo el hecho de que la carcasa del dispositivo fuese tan delgada por un lado como para permitir un cambio de paradigma formal sí ha sido seguido por otras marcas que al darse origen al nicho de los ultrabooks han continuado ese mismo diseño.

Modelos como el Lenovo X1 Carbon o el Dell XPS 13 que no son virtualmente idénticos al Air como sí lo son otros (el propio ultrabook de Asus) corren el riesgo de verse envueltos en alguna clase de litigio o reclamación, demandas similares a las que ya hemos tenido ocasión de conocer en la eterna disputa Apple/Samsung por sus smarpthones y tablets.

Desde Apple no se ha anunciado ninguna acción en dicha dirección, tal vez la nueva política de Tim Cook, menos beligerante que su antecesor, haga que no llegue la sangre al río, pero al parecer motivos para ello (o más bien argumentos) tendría. ─[The Verge]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor