La saga antimonopolio contra Microsoft continúa

Workspace

Cuando parecía que Microsoft estaba acabando con sus demandas
antimonopolio, surge la demanda mil millonaria de RealNetworks.

La demanda de RealNetwoks

La compañía RealNetworks acusó a Microsoft de utilizar ilegalmente su

monopolio sobre Windows para limitar la elección de los consumidores

respecto a los reproductores de medios digitales. La demanda interpuesta

por RealNetworks alega que Microsoft ha ejercido su “poder de monopolio

para restringuir la capacidad de los fabricantes de PC de instalar

reproductores rivales, al tiempo que fuerza a todos los usuarios de

Windows de tener el reproductor de Microsoft, lo quieran o no”.

Los perjuicios de Real podrían alcanzar los 1.000 millones de dólares,

medidos en pérdidas, como consecuencia de las acciones de Microsoft.

Real dijo que su demanda es complementaria a la investigación que está

llevando a cabo la Comisión Europea sobre las prácticas de negocio de

Microsoft, en la que Real está cooperando.

En este sentido, según

los analistas hay una serie de razones por las que Real podría haberse

decidido a actuar ahora, entre ellas las investigaciones de la Unión

Europea sobre Microsoft. El foco de esta investigación ha incluido

quejas sobre Windows Media Player muy similares a las acusaciones de

Real.

El monopolio de Windows ha sido también en la base de las

demandas del gobierno federal, diversos Estados de Estados Unidos y

varias compañías privadas incluidas Sun MicroSystems, Be o Netscape,

subsidiaria de Time Warner. Aunque la mayoría de las demandas han sido

favorables a Microsoft, han absorbido los recursos de la compañía, por

no mencionar que la imagen que ha creado de la compañía.

Irónicamente, aunque el monopolio Windows ha sido el motor del éxito

financiero de Microsoft, también ha sido un lastre legal para la

compañía desde hace años.

El sistema operativo Windows ha llegado

a convertirse en la pieza central de la estrategia tecnológica de

Microsoft para todo, desde el último movimiento de la compañía en

Internet hasta su incursión más reciente en el terrero de la descarga en

tiempo real de audio y vídeo. Pero sus rivales han querido poner freno

al hábito de Microsoft de incorporar nuevas características dentro de

Windows que previamente existían como aplicaciones independientes. Por

su parte, Microsoft sostiene que el desarrollo de Windows refleja las

mejoras tecnológicas que facilitan a los usuarios hacer funcionar sus

ordenadores.

La vertiginosa oleada de demandas contra Microsoft:

En 1997 la administración Clinton acusó a la compañía de violar

un acuerdo antimonopolio desde 1995. Las alegaciones se enfocaron en la

guerra de los navegadores entre el Navigator de Netscape y el Internet

Explorer de Microsoft. Entre otros cargos, el gobierno dijo que

Microsoft estaba forzando a los fabricantes de ordenadores de instalar

Internet Explorer si querían acceder a Windows 95.

En 2002

Microsoft acordó ofrecer a los fabricantes de PCs más flexibilidad en la

configuración de Windows y compartir más detalles sobre el

funcionamiento interno de Windows con otros fabricantes de software. En

noviembre de ese mismo año una corte federal de apelaciones retomó el

caso de nuevo, escuchando diferentes testimonios para ver si los

remedios impuestos a Microsoft habían sido efectivos. La decisión de la

corte sobre el fallo todavía está pendiente.

La Unión Europea

también ha demandado a Microsoft por abusar de su monopolio. En octubre,

Microsoft interpuso un escrito de respuesta, aunque los detalles no se

han hecho públicos. En una investigación que ya dura cuatro años, los

reguladores europeos han mantenido que el abuso de Microsoft de su

monopolio se mantiene y han sugerido que Windows Media Player debería

estar separado de Windows o debería forzarse a Microsoft a incluir en su

sistema operativo los reproductores de sus competidores.

La

Comisión Europea también quiere que Microsoft ofrezca a sus competidores

en el mercado de servidores de gama baja más información técnica para

permitirles alcanzar una completa interoperatibilidad con servidores y

PCs basados en Windows.

En octubre Microsoft alcanzó un

acuerdo que totalizó cerca de 200 millones de dólares de seis demandas

de los distritos de Columbia, Kansas, Carolina del Norte, Dakota del

Norte, Dakota del Sur y Tennessee. A principios de año Microsoft anunció

un acuerdo de 1.100 millones de dólares con California. También ha

alcanzado acuerdos sobre otras nueve demandas similares, permaneciendo

aún cinco en la corte de justicia. La compañía de software dijo que

descarriló con éxito otras demandas de 17 estados, algunas por ser

rechazados por los juzgados.

En septiembre , Microsoft

anunció un acuerdo sobre una demanda antimonopolista interpuesta por el

que una vez desarrollara un sistema operativo rival, Be. Microsoft no

admitió maldad en un acuerdo por el que Be recibió 23,2 millones de

dólares después de las cuotas de los abogados. Fundada por Jean-Louis

Gassee, antiguo ejecutivo de Apple Computerm, Be desarrolló un sistema

operativo que aunque se ganó el respeto de un pequeño grupo de

defensores, nunca conoció el éxito comercial.

En mayo,

Microsoft pagó 750 millones de dólares a Time Warner po un acuerdo que

también llevó a las compañías a comprometerse en la cooperación de la

distribución de software y contenido digital. Como parte del acuerdo,

Time Warner eliminó una denuncia antimonopolio interpuesta por su unidad

Netscape Communications en enero de 2002 contra Microsoft. Time Warner

también firmó un acuerdo para licenciar Internet Explorer sin pagar

derechos de autor durante siete años, y una licencia sin exclusividad y

a largo plazo para utilizar el software Windows Media 9 para contenido

digital.

En junio, una corte federal de apelaciones emitió

un mandamiento judicial que establecía que Microsoft llevara la versión

de Sun Microsystems de un intérprete para el lenguaje de programación

Java. El tribunal defendió también la necesidad de que Microsoft cesase

de distribuir ciertas copias de su propia máquina virtual Java (Java

Virtual Machine – JVM) señalando que la compañía rebasaba la fecha del

acuerdo de licencia con Sun de enero de 2001. Este acuerdo terminaba con

una demanda entre Microsoft y Sun que se basaba en el argumento de Sun

de que la JVM de Microsoft alteraba la forma en que los ordenadores

utilizaría Java.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor