La UE insiste en reducir las tarifas de los móviles

MovilidadRegulación

Viviane Reding quiere eliminar los gastos que se facturan entre sí los operadores móviles cuando la compañía del cliente que recibe la llamada no es la misma que la del que la hace.

La Comisión Europea sigue luchando por reducir los costes de las llamadas telefónicas en los móviles, después de que iniciase su cruzada contra las elevadas tarifas del roaming. El proyecto de Viviane Reding es lograr “una mayor coherencia y una mejor coordinación que permita reducir los costes de las llamadas desde teléfonos móviles en un 70% con respecto de su nivel actual”.

La comisaria europea busca ahora disminuir los llamados gastos determinación de llamada’, que se facturan las compañías entre sí cuando se establecen llamadas entre distintos operadores. Para hacer frente a estos costes, las empresas gravan el precio de las llamadas y al final “es el consumidor el que paga la diferencia”, como ha señalado Reding.

Las tarifas de terminación de llamada oscilan entre los 0,02 euros por minuto en Chipre a los 0,18 de Bulgaria, y la media de la UE se encuentra en 0,09 euros minuto. Los beneficios que obtienen las compañías con la suma de todas estas pequeñas cantidades por minuto de llamada son enormes. Entre 1998 y 2000 las operadoras de Francia, Alemania y Gran Bretaña registraron unos ingresos de 19.000 millones de euros por gastos de terminación de llamadas de teléfonos fijos a móviles.

Según los datos de la Comisión Europea, el precio es nueve veces mayor que la tarifa de terminación que soportan los números fijos, y son muy superiores a los costes reales que tienen que hacer frente los operadores.

Bruselas pretende reducir la diferencia entre las tarifas de terminación fija y móvil, y armonizarlas a nivel europeo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor