La venta de relojes tradicionales sufre la mayor bajada desde 2008

EmpresasMercados financieros

La llegada del Apple Watch y la normalización de los wearables está castigando duramente al negocio de los relojes tradicionales, que ya ha sufrido bastante con los smartphones y que en julio de 2015 ha tenido en EEUU sus ventas más bajas desde 2008.

En 2008, las ventas de relojes tradicionales en EEUU de sufrieron uno de sus mayores descalabros de los últimos años, debido sobre todo a la crisis económica y con el uso de los smartphones desbancándoles como sistemas para saber la hora. Ahora, la llegada de los smartwatches parece que les vuelve a pasar factura, sufriendo las ventas en este julio la mayor bajada desde 2008.

Con unas ventas en julio de 2015 en EEUU de 375 millones de dólares, un 11% menos que en el mismo mes de 2014. La gama más castigada ha sido la de los relojes que cuestan menos de 1.000 dólares, algo natural si tenemos en cuenta que los relojes por encima de esa cifra son de lujo y la aparición de dispositivos de consumo masivo no supone ningún riesgo para ellos.

En EEUU es claro que la popularidad del Apple Watch tiene parte de culpa de esta caída de ventas de relojes, pero el dispositivo de Apple no es la causa exclusiva, hay otros muchos wearables que hacen la función de un reloj además de los smartwatches, y junto con el Apple Watch hay otros muchos relojes inteligentes con precios más asequibles que provocan que los usuarios se encuentren ante el dilema de hacerse con un reloj tradicional o un smartwatch que cuesta prácticamente lo mismo.

La desaparición de los relojes convencionales, salvo los de lujo, es algo que se lleva pronosticando desde hace años, pero todavía sigue siendo un mercado importante. Aunque con la reducción de precio de los wearables, posiblemente estemos en mitad de su proceso de extinción.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor