La vie en… Rosa (ozú chiquillo)

Empresas
0 0

Primero nos encantó el diseño. Y luego vimos que podíamos sacar tantos chascarrillos con su nombre y su color que dijimos, ale, vamos a hacerle una review al Roomy de NGS de color furc.., digo fucsia.

Venga, lo confieso, yo siempre había querido saber cómo se escribe la palabra Roomy. Porque en mi casa de pequeño -y en la de muchos de vosotros- estaba el roomy del cuarto de baño, ese gadget maquiavélico con interruptor lateral para encender la bombilla sobre dos hojas de espejo convenientemente descascarillado. Aish cómo lo echo de menos. En fin, que esto no tiene nada que ver, hablamos del Roomy fucsia de NGS después del atrevido y coloreado salto

Y nunca mejor dicho, y es que el color de esta radio salta a la vista. Oirla la oirán tus amigos, pero verla, sin duda que también. La coloques donde la coloques, no pasa desapercibida.

El diseño no desmerece a lo que es la radio en sí, que mola bastante. Tiene presintonía para emisoras FM -hasta 30- y también tiene lector de tarjetas SD/MMC y entrada USB, por si no te parecían suficientes bujeritos, también dispone de auxiliar de audio para conexión de dispositovs externos.

Ah, y también tiene un cable auxiliar de audio y tres adaptadores para varios modelos de teléfono móvil. Vamos, que es lo más parecido en radios fucsias a una navaja suiza.

Uno de sus puntos fuertes -aparte del precio- es la autonomía que tiene. Sin estar conectado a la electricidad su batería dura unas 10 horas. Pedazo botellón. También tiene mando a distancia y la verdad, puede ser un buen regalo para quedar estupendamente estas próximas navidades. Con quién, eso ya es lo que te toca a tí decidir.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor