Las botellas de vino fabricadas con papel maché quieren cambiar tendencias

Empresas

El vino en tetrabrik no es es que quede muy glamouroso que digamos, pero lo cierto es que en cuestión de conservación, coste y facilidad tanto para fabricarlo como transportarlo, además de su mayor resistencia, lo deberían hacer una elección fácil frente a las botellas de vidrio.

Pero el ser humano es así, las botellas quedan bonicas y a pesar de los muchos inconvenientes que tienen se siguen usando como una marca de un producto mejor. Greenbottle quiere cambiar esto con las botellas de papel maché.

Prácticamente la única razón que motiva al vidrio es su apariencia, ante esto Greenbottle sugiere la idea de usar una especie de tetrabrik pero en vez de cartón doblado para el exterior, usar algo parecido al papel maché.

De esta manera se conserva la forma de botella, se aligera el peso de 500 a 50 gramos, se minimiza al 10% la polución que produce su fabricación y se permite un reciclado mucho más fácil y sencillo.

Además, tiene la inherente ventaja de ser más resistente y que se puede fabricar con menos coste y mucho más fácilmente, permitiendo también la creación de botellas con formas rarunas y todo tipo de colores.

Su mayor inconveniente es que en una pelea de bar no podrás romperlas para usarlas como arma cortante, lo más que llegarás es a romper su estructura y usarlas como si fueran una toalla mojada, que matar no es que mate, pero fastidia tela…  [Design Week]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor