Las empresas TIC tendrán que demostrar la existencia de sus contratos

Regulación

La nueva normativa tiene entre sus objetivos hacer frente a las contrataciones no solicitadas, las bajas no tramitadas y los cambios de operadora.

El Ministerio de Industria ha anunciado que prevé aprobar una orden ministerial que regulará el procedimiento de reclamación por controversias entre usuarios de servicios de comunicaciones electrónicas y operadoras y la atención al cliente. Entre otras cosas, será el operador el que tenga que demostrar el contrato con el usuario en caso de contrataciones no solicitadas.

Bajo esta nueva normativa, el operador de telecomunicaciones tendrá que demostrar que el usuario ha contratado sus servicios en los casos de “slamming” (contrataciones no solicitadas) y asumirá los gastos derivados de su actuación incorrecta, según la orden en la que trabaja el ministerio de Industria y que prevé aprobar próximamente.

También se contempla que, en los casos en los que durante un proceso de cambio de operador el usuario se quede sin servicio, se considerará responsable al nuevo operador “sin que éste pueda alegar posibles dificultades técnicas en el acceso o gestión de red”.

Esta orden tiene entre sus objetivos hacer frente a problemas de reciente aparición en los servicios de telecomunicaciones como las contrataciones no solicitadas, las bajas no tramitadas y los cambios de operador, sobre todo en el servicio de acceso a Internet, según ha informado el Ministerio de Industria.

Asimismo, se incide en que con la nueva normativa se reforzarán los derechos de los usuarios y se unirá al reglamento sobre las condiciones para la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas, el servicio universal y la protección de los usuarios aprobado en el mes de abril.

De otro lado, la nueva normativa regulará la a tención al cliente por parte de los operadores y la información que reciben de los usuarios, que tendrán derecho a disponer de una justificación documental de las gestiones o reclamaciones que realice telefónicamente y a través de soporte escrito o informático. Igualmente, se creará el distintivo de buenas prácticas con las que la secretaría de estado de Telecomunicaciones distinguirá a las operadoras que dispongan de un número telefónico de atención al cliente de bajo coste, estén adheridas al sistema arbitral de consumo o al sistema de tramitación telemática de reclamaciones ante esta secretaria de Estado y cumplan unos objetivos mínimos de calidad en la atención al usuario.

Con esta nueva normativa, los números de información telefónica (prefijo 118) que ofrecen la posibilidad de conectar directamente con el número solicitado por el usuario, tendrán que informar al usuario sobre el coste de dicha conexión antes de que ésta se lleve a cabo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor