Las esposas también se abren gracias a la impresión 3D

Empresas

No, no es un el sórdido título de un capítulo de Mujeres Desesperadas o Sexo en Nueva York, sino que un un hacker ha demostrado que gracias a las impresoras 3D es muy fácil hacer una copia de la llave de unas esposas, aunque el fabricante haya limitado su distribución. En este caso se trata de las esposas de las marcas Bonowi y Chubb, usadas en varios países del mundo y destinadas sólo a la venta para cuerpos de seguridad del estado.

En mis tiempos mozos de ilusionismo y escapismo, la verdad es que dependiendo del tipo de esposas podía ser realmente sencillo abrirlas con un poco de maña o tener cierta dificultad según la posición, pero de cualquier manera es factible con práctica.

Aún así, hay gente que prefiere la vía fácil y gracias a un hacker alemán, conocido como Ray que también trabaja como consultor de seguridad de la policía, ya es posible obtener una copia de estas llaves para poder abrir las esposas hasta con manoplas.

Para ello simplemente consiguió las llaves por eBay y “otras fuentes”. Luego sólo tuvo que medirlas con precisión y finalmente hizo copias en plástico con una impresora 3D Repman y con plexiglass con una cortadora láser, fabricándolas casi en masa para que cualquier pueda tener una.

¿Acaso lo ha hecho Ray para facilitarle la vida a los criminales? Todo lo contrario, lo hace para denunciar la falta de seguridad en las esposas (incluso las cintas de plástico son sencillas de quitar con un poco de práctica) y demostrar que sí él lo ha hecho tan fácilmente, cualquiera con fines delictivos también puede.

Viendo que los sistemas actuales son casi todos chuleables ¿Qué sistema “definitivo” se os ocurre para tener a alguien esposado y que se le pueda desplazar y liberar con facilidad? [Ubergizmo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor