Las malas ventas del LG G5 obligarían a reestructurar su división de móviles

Gestión empresarial

Aunque hace unos meses los smartphones modulares se empezaban a marcar como el futuro del sector, lo cierto es que uno de los primeros comerciales, el LG G5, no ha sido el éxito esperado y obligará a hacer cambios.

LG sorprendió con su apuesta de smartphone modular, el LG G5, que se adelantó a otras propuestas que surgieron previamente como el Project Ara, que todavía no ha llegado comercialmente a los usuarios debido a los constantes retrasos en su desarrollo.

Pero las ventas del LG G5 no han sido el éxito esperado, no se sabe si por el propio conceto de smartphone modular, quizás demasiado innovador para el mercado actual en el que triunfan terminales cada vez más cerrados en los que no en general no se puede ni cambiar la batería ni insertar una tarjeta microSD, o si por la propuesta concreta del LG G5, cuyos módulos están limitados y son bastante caros.

En cualquier caso, parece que el relativo fracaso del LG G5 frente a otros terminales anteriores de la compañía, habría llevado a la compañía coreana a tomar medidas para solucionar la situación actual, que pasarían según varias fuentes por la reestructuración de su división móvil y el despido de varios de sus trabajadores y ejecutivos.

Entre otras medidas está también la creación de una oficina especial de gestión de programa, que se encargará de supervisar el desarrollo de productos y la evolución de los mismos, gestionada por Oh Hyung-hoon y que responderá directamente al responsable de LG Mobile, Cho Juno.

No sabemos por hora si esta reestructuración afectará directamente a los planes a corto plazo del LG G5, que tenía previsto añadir nuevos módulos en breve, o incluso al sector de los smartphones modulares, tanto de LG como de otros fabricantes, incluyendo Project Ara.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor