Las ventanillas mágicas del Boeing 787

EmpresasInnovación

Más grandes que las del resto de los aviones y con un mecanismo electrocromático para oscurecerlas a voluntad.

Así son las ventanillas que llevará el Boeing 787 Dreamliner y que jubilarán definitivamente las ventanillas estrechas, que no te dejan ver el paisaje y que precisan de una primitiva persianilla de plástico de cuya asa tienes que tirar para abrir y cerrar. Y aún hay más.

Con unas dimensiones de 19″ (casi medio metro de alto) quiza haya que dejar de referirse a ellas como “ventanillas” y hablar propiamente de ventanas.

Miden un 65% más que las ventanillas habituales en la aviación comercial y si sólo fuera esa la novedad ya sería destacable. Pero es que además cuentan con una gran innovación, el uso de una capa de gel electrificado entre los dos cristales que componen la ventana. Y la función de dicho gel es reaccionar a la carga eléctrica que le llega desde el control situado en la parte inferior y que permite regular a voluntad el grado de transparencia, oscureciendo o aclarando la ventana. Cuando la carga eléctrica se incrementa el gel se oscurece y cuando disminuye se aclara.

Esto se puede hacer desde el propio mando de cada asiento de ventanilla pero también se puede controlar desde un mando central según los requerimientos del personal de cabina, bien por sectores bien en la totalidad del avión. ─[Boeing]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor