Le podrían caer 5 años de prisión por leer los emails de su mujer

Empresas
0 0

A todos nos enseñan que está muy feo mirar las cartas de los demás.

Pero en estos tiempos en que las nuevas tecnologías, Internet y un cierto afán de exhibicionismo de algunas personas casi parecen obligarnos a conocerlo todo de todos sigue habiendo un resquicio para la intimidad. Y algunos lo vulneran desconocedores quizá de las graves consecuencias de su comportamiento.

Un ejemplo de ello podría ser la situación en la que se encuentra este pobre hombre de la foto, al que la navideña y nevada estampa y el columpio donde se sienta no parecen consolarse del hecho de que quizá pase cinco años de su vida en el Hotel las Rejas por haberse dedicado a leer los correos electrónicos de su mujer. ¿Deseas saber más?

Leon Walker es este hombre de gesto abatido que veis en la foto. Su historia es digna de programa televisivo de sobremesa.

Presuntamente Walker habría leído los correos electrónicos de la cuenta de su mujer, Clara, lo que le sirvió para descubrir que esta mantenía un affaire con su anterior marido. Con la intención (según afirma) de proteger al hijo de esta con su primer marido, pues el segundo marido alparecer tenía un historial de comportamientos violentos, el tercero en discordia pensó remitir los emails que demostraban esa relación al padre. Y ya la tenemos liada.

Además para terminar de complicar la cosa resulta que la cuenta de Gmail que usaba la buena mujer no era de uso exclusivo suyo sino que en ocasiones Leon también la usaba, lo que en opinión de Frederick Lane, abogado y experto en cuestiones de privacidad electrónica (autor de cinco libros sobre el tema), ese uso compartido ocasionalmente de la cuenta de correo no debería haber hecho concebir a Clara esperanzas de completa privacidad acerca del contenido de los mensajes  recibidos en la misma.

Tras haberse realizado esta comunicación de los correos de la discordia Clara y Leon se han divorciado y él afronta una vista el 7 de febrero para responder por la intromisión ilegítima en la correspondencia de Clara. Lo curioso es que según el abogado Frederick Lane al menos en el 45% de los casos de divorcio hay supuestos de “espionaje” sobre las comunicaciones de la pareja, tanto emails como comunicaciones a través de Facebook o similares servicios online

Un caso más de dominio sobre los silencios y esclavitud sobre las palabras. ─Antonio Rentero [Freep]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor