Lenovo: cambios en la directiva y desconfianza entre los inversores

Empresas

Aymar de Lencquesaing es el nuevo presidente para Europa, Oriente Medio y África, y Gianfranco Lanci ejercerá como COO y vicepresidente ejecutivo de Lenovo.

La adquisición de Motorola ha traído cambios en el organigrama de Lenovo. La compañía china ha remodelado su estructura, dividiéndola en cuatro unidades de negocio, al tiempo que ha nombrado a Aymar de Lencquesaing como nuevo presidente de la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África) y a Gianfranco Lanci como COO y vicepresidente ejecutivo de Lenovo.

Aymar de Lencquesaing estrenará su nuevo cargo el 1 de abril, informa Silicon Week, reemplazando precisamente a Lanci, que ocupaba la presidencia para EMEA hasta este momento. También formará parte del comité ejecutivo de Lenovo como vicepresidente senior.

Su antecesor mostró su convencimiento de que “Aymar llevará nuestro negocio en EMEA a una nueva fase de crecimiento, que irá más allá de los PC y las tabletas, y acelerará la oportunidad de negocio en torno a los servidores y los smartphones”. Por su parte, Lanci dirigirá la recién creada división PC Business Group a nivel mundial, además de ejercer las funciones de COO y viocepresidente ejecutivo.

Los cambios en la directiva de Lenovo van de la mano de una restructuración global que organiza la compañía en cuatro unidades de negocio. Estas cuatro unidades de negocio son: PC Business Group, que agrupa las marcas Lenovo y Think; Mobile Business Group, dedicada a smartphones, tabletas y smart TV; Enterprise Business Group, encargada de servidores y almacenamiento; y Ecosystem y Cloud Services, que incluye los sistemas operativos Android y Windows. La nueva estructura nace con el objetivo de maximizar las oportunidades de crecimiento en el mercado de los dispositivos inteligentes conectados.

Paralelamente a la implantación de estos cambios, Lenovo tendrá que luchar por conservar la confianza de los inversores. A diferencia de la compra de la línea de servidores de gama baja de IBM, efectuada el pasado 23 de enero y que fue bien acogida en el mercado, la operación de Motorola no ha tenido un efecto positivo entre los inversores.

Las acciones de la compañía china cayeron hasta un 14% durante la mañana de hoy en la Bolsa de Hong Kong, en el primer día de negociación después de las vacaciones del Año Nuevo Lunar, abundando en la caída del 8,2% del jueves, según el WSJ. La compra del fabricante de móviles estadounidense “es un paso correcto, pero dará lugar a un efecto negativo en los ingresos durante varios años”, explicó el analista de Jefferies, Ken Hui.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor