Llega la fuente nanobiológica DNA Sans

Empresas

La tipografía es un arte que lleva a los creadores de fuentes por caminos a veces poco ortodoxos, probando materiales y técnicas de lo más variopintas. Esto en ocasiones hasta se contagia, ya que a pesar de que tres estudiantes de la Escuela de Medicina de Harvard no son tipógrafos, han decidido crear una fuente a través de algo sumamente curioso y complicado de manejar, ADN.

Sí, estas letras de aspecto descuidado existen físicamente y sólo miden 100 nanómetros de alto. Se basan en una técnica que permite que las cadenas de ADN se doblen formando una estructura organizada rectangular de 64 x 103 nanómetros.

A través de la misma y eliminando cadenas se pueden crear estructuras complejas, tanto que se puede diseñar una fuente tipográfica que incluye números, letras, símbolos, emoticonos y hasta caracteres chinos.

Puede parecer que esto no tiene mucha más utilidad más allá de salir como curiosidad en blogs como Gizmodo, pero lo cierto es que demuestra que usando ADN pueden construirse nanoestructuras complejas sin necesidad de “andamios” y con una productividad aceptable, ya que el 12-17% de las cadenas de ADN llegan a formar parte de las estructuras.

La técnica emplea robots para ir colocando las cadenas y se conoce como “origami de ADN”. Aunque por ahora no tiene una aplicación directa, esperan que algún día pueda usarse en biología y medicina, incluyendo la opción de incluir publicidad en tu torrente sanguíneo. [DiscoverMag]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor