Lo que necesita una PYME para montar su Web

CloudEmpresasStartups

Ofrecemos cinco consejos para elegir el servicio de hosting que dé servicio a toda nuestra estrategia digital. [Publirreportaje]

Existen infinidad de agencias de marketing online y desarrolladores que pueden crear la Web de nuestra empresa con una infinita variedad de soluciones, diseños y enfoques. Sin embargo, pocas veces se valora el apartado del hosting Web y el proveedor que alojará nuestro proyecto online.

En ocasiones es la propia agencia/desarrollador el que se encarga de alojar nuestro proyecto digital en sus máquinas o terceros proveedores, y probablemente nos cobrará un buen dinero por ello. En otras, somos nosotros los que contratamos un hosting en cualquier proveedor, y sobre él se cuelga la Web desarrollada.

En ambos casos, suele prestarse poca atención a dicho servicio que, además de garantizar que nuestra presencia online ofrezca una experiencia agradable a nuestras visitas (páginas que carguen rápido, y máxima disponibilidad de nuestra página 24×7), generalmente suele llevar asociado el sistema de correo corporativo.

Vamos a ver cinco aspectos importantes que deberíamos tener presentes a la hora de elegir o cambiar el servicio de hosting para nuestra empresa:

Control sobre el servicio: La primera recomendación es clara. Aunque la agencia/desarrollador que nos gestione la Web nos ofrezca el alojamiento, nuestra recomendación es contar siempre con un servicio de hosting propio contratado en un proveedor que se ajuste a nuestras necesidades. La razón es que ante cualquier disputa con la agencia/desarrollador, siempre tendremos el control de nuestra Web y el servicio de correo, evitando cortes de servicio o represalias de cualquier clase.

Además, podremos elegir el proveedor que más nos convenga por prestaciones, calidad de servicio y coste. De hecho, lo habitual es que sea más económico pagar el alojamiento por nuestro lado, que hacerlo a través de la agencia/desarrollador que al final siempre ha de subcontratar esa área con algún proveedor.

Foto2 ok
Un buen servicio de hosting debe ofrecernos facilidad de configuración, gestión centralizada y un nivel de calidad de servicio que nos permita despreocuparnos de este apartado.

El proveedor de hosting importa mucho: Mientras que en determinados sectores el tamaño de una empresa no es determinante para la calidad del servicio, en el mundo del hosting es sencillamente fundamental. En el ámbito de Internet se requieren fuertes inversiones en hardware, equipo técnico, monitorización 24×7 y conectividad de alto nivel. Por ello lo habitual es que sólo los proveedores más grandes y con mayores economías de escala sean capaces de ofrecer la máxima calidad de servicio.

Además, es importante huir de las ofertas imposibles que nos ofrecen hosting todo un año por unos pocos euros. Lo habitual es que para lograr rentabilidad metan cientos o miles de clientes sobre un mismo servidor, lográndose una calidad de servicio, velocidad y fiabilidad mínimos. Además, contar con un buen soporte técnico que mantenga y vigile la plataforma las 24 hrs del día es realmente costoso, y eso hay que pagarlo.

Dedicado no siempre es mejor: Un mantra del pasado es el que se refiere a que los servicios de hosting clásico ofrecen peor calidad o prestaciones que un servidor dedicado (sea real o virtual). A día de hoy los servicios de hosting de los proveedores más potentes se ofrecen bajo plataformas Cloud gestionadas por enormes clústers de servidores. Gracias a ello pueden ofrecer recursos garantizados reales, máximos nivel de seguridad, gestión centralizada para que sólo debamos ocuparnos de gestionar el contenido de la Web, y un buen número de funcionalidades que en el caso de los servidores dedicados tendríamos que establecer y mantener nosotros mismos. Y lo peor, sin muchas posibilidades de crecer en caso de que nuestro proyecto Web incremente sus necesidades.

Foto1 ok
Los servicios de hosting de los grandes proveedores, generalmente basados en entornos Cloud, ofrecen hoy por hoy una de las mejores relaciones coste/prestaciones/calidad de servicio para manejar la estrategia digital de cualquier PYME.

No todo es Web: Enganchando con el punto anterior y como decíamos anteriormente, lo habitual es que una empresa contrate un paquete de hosting para toda su presencia online. De esta forma, hay que disponer (y gestionar uno o varios dominios), nuestro correo electrónico, quizá un FTP para intercambiar archivos con clientes, etc. Incluso necesitaremos medir el tráfico de nuestra Web, gestionar el acceso a determinados directorios Web, controlar las copias de seguridad, etc.

Por ello, un buen servicio de hosting debería cubrir todas estas necesidades de la mejor manera posible. Un buen ejemplo es el correo electrónico: nº máximo de buzones que nos ofrece, cuota de cada uno, si dispone de un buen sistema para filtrar el spam, si ofrece conexiones seguras, etc. Además, es importante investigar si el servicio de mensajería se ofrece desde una plataforma distinta a la Web (lo más habitual en los proveedores más grandes). Esto permite evitar que el fallo de un servicio interfiera en el otro, y contar con sistemas diseñados y configurados para que cada tipo de servicio funcione de la mejor manera posible.

Foto4 ok
No todo es Web. Al contratar un servicio de hosting es importante fijarse en el servicio de mensajería, nivel de protecciones, copias de seguridad o si se incluyen servicios de almacenamiento en la nube.

Cambiar de proveedor es sencillo: Por último, hay que desmitificar el hecho de que cambiar de proveedor Web es una tarea titánica. Trasladar el dominio a otro proveedor tan sólo requiere solicitar un Auth Code a nuestro proveedor anterior (en el caso de los .com/.org/.net) o autorizar el traslado desde un correo que llegará a la cuenta del propietario (en el caso de los .es).

Además, el trámite no supone quedarnos sin servicio ni un momento. Si se planifica bien, podemos trasladar primero la Web y buzones al nuevo proveedor, luego cambiar las DNS para que apunten al nuevo servicio y, por último, trasladar la gestión administrativa del dominio propiamente dicha.

Tras todo lo anterior, quizá la pregunta que queda en el aire es ¿cuál es el servicio de hosting que mejor puede adaptarse a nuestra empresa? Hemos optado por fijarnos en 1&1 (1and1.es), uno de los proveedores más grandes a nivel Europeo y probablemente el más grande a nivel nacional. Entre su oferta de productos encontramos soluciones para toda clase de usuarios: desde pequeñas Webs personales que apenas requieren recursos, hasta soluciones Cloud de clase empresarial. En este elenco, y pensando específicamente en el mundo de las PYMEs, incluso de agencias que deban prestar servicios Web para terceros, tenemos la solución 1&1 Hosting. Este producto se segmenta en 4 versiones: Starter, Basic, Unlimited y Unlimited Plus, con precios que van desde 2,99 a 12,99 €/mes. Todos ellos sobre una plataforma Cloud que, según la modalidad elegida, incluso puede garantizarnos un determinado volumen de recursos de RAM y una interminable lista de servicios.

Foto3 ok
Si no necesitamos Webs con un elevado nivel de complejidad, servicios como 1&1 Editor Web (incluido en sus hosting) nos permiten crear una Web totalmente personalizada en pocos clics.

Por ejemplo, la modalidad Unlimited nos ofrece por menos poco más de 80 € al año un servicio capaz de alojar un número ilimitado de páginas Web y bases de datos MySQL, con capacidad de almacenamiento también ilimitada, y buzones de correo también ilimitados con una cuota de 2 Gbytes y servicio antispam/antivirus. Además ofrece el servicio de Content Delivery para servir nuestra Web desde la localización más cercana al usuario que nos visita, protección de toda clase contra ataques, copias de seguridad automáticas, instalación en 1 clic de CMS como Drupal/Joomla/Wordpress, servicios de marketing online (posicionamiento en buscadores, estadísticas, optimización o envío de newsletter), y atención al cliente 24 hrs. Incluso incluye la funcionalidad 1&1 Editor Web y 1&1 WebApps, con las que podremos crear páginas Web dignas sin conocimientos de programación o tener que recurrir a un desarrollador. Es definitiva, un servicio de primer nivel por prestaciones y fiabilidad, con el respaldo de un proveedor que dispone de una infraestructura de máxima calidad, y que ofrece más de lo que cualquier PYME o agencia pueda llegar a necesitar para sus proyectos online. Y ello a un precio realmente ajustado que nos permite centralizar y controlar la gestión de nuestra presencia online sin depender de terceros, o tener que complicarnos la vida manteniendo máquinas dedicadas.

Es sólo un ejemplo de los muchos que podemos encontrar hoy día en el mundo de los proveedores de hosting, pero que ejemplifica perfectamente lo que hemos explicado anteriormente: un servicio de hosting puede cubrir sobradamente las necesidades de una PYME para su presencia online a un coste más que razonable.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor