Londres tranquiliza a las empresas ante el Brexit

Regulación

El alcalde londinense, Sadiq Khan, proclama en EEUU las oportunidades que ofrece su ciudad para las startups tecnológicas, incluso después del Brexit.

La victoria del Brexit en el referéndum del pasado junio ha despertado grandes preocupaciones sobre cómo afectará a las empresas la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Una preocupación a la que es especialmente sensible el sector tecnológico, toda vez que Londres es uno de los grandes ecosistemas de startups del mundo, además de sedes de importantes compañías.

Consciente de esta preocupación, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, está aprovechando una serie de visitas por Norteamérica, que incluye destinos como Montreal, Chicago y Nueva York, para convencer a las empresas de tecnología de que su ciudad sigue siendo una tierra de oportunidades para las startups, con o sin Brexit.

Según Khan, la capital británica sigue siendo un importante centro tecnológico en Europa, citando una encuesta encargada por London & Partners. “Londres ha estado abierto a la gente, al comercio y a las ideas desde hace más de 1.000 años, y eso no va a cambiar”, declaró Khan ayer lunes en la oficina de la compañía de espacios de trabajo WeWork.

Aunque el Brexit significará que pronto Londres no tendrá acceso al mercado abierto de la UE, la oficina del alcalde Khan confía en que los líderes tecnológicos estadounidenses seguirán optando por la ciudad debido a su “zona horaria favorable y la ausencia de barreras lingüísticas”.

Los hechos parecen dar la razón a ese optimismo. Según CNET, el sector tecnológico británico ha obtenido más de 500 millones de dólares en inversiones desde el 23 de junio, fecha en que el Reino Unido votó a favor de separarse de la UE, lo que indica que la perspectiva del Brexit no ha hecho daño a la relación económica de Estados Unidos con Londres.

Sin embargo, el problema de la importación de talento sigue planeando en el horizonte. Uno de cada cinco expertos tecnológicos que trabajan en Londres proceden de un país de la UE. De endurecerse, como así parece, las normas de inmigración para ciudadanos comunitarios, amenazaría el crecimiento de startups en la ciudad, en beneficio de Berlín, París y Dublín.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor