Los 6 rasgos de Mark Zuckerberg que los emprendedores deberían imitar

EmpresasGestión empresarialSoftwareSoftware colaborativo
Mark Zuckerberg

El CEO de Facebook cumplió esta semana 30 años. Repasamos las características que le hicieron lograr convertir su startup en una compañía de 155.000 millones de dólares.

Durante mucho tiempo Mark Zuckerberg era el primer nombre que aparecía cuando se hablaba de un mal CEO. Él, al fin y al cabo, no era más que un programador que había dado con la fórmula definitiva para una red social. De pronto se encontraba en la cresta de la ola, a la cabeza de una empresa de proporciones enormes y sin ningún tipo de conocimiento sobre gestión empresarial. En vez de dejar las labores de CEO a alguien con más experiencia, Zuckerberg fue a clases y aprendió. Esta semana cumplió 30 años y su compañía, Facebook, ya es querida por los inversores.

Mark Zuckerberg, de pronto, ya no parece tan mal ejemplo. En diez años ha llevado a Facebook a convertirse en una empresa de 155.000 millones de dólares. ¿Cómo lo ha hecho? ¿Cuál es su secreto? Estos 6 rasgos de que todo emprendedor debería imitar tienen algo que ver.

1. No te dejes intimidar. Cualquier otro no habría aguantado la presión. Cuando todos los expertos y, sobre todo, tu junta directiva e inversores, dicen que estás haciendo las cosas mal, que deberías dejar ser CEO a alguien que sepa, que no necesitas hacer dinero y no lo estás logrando, es fácil rendirse y seguir consejos o directamente pasar a un segundo plano. No obstante, Mark Zuckerberg aguantó, siguió solo los consejos que le parecían buenos y apostó por el largo plazo. Ahora parece claro que la estrategia ha funcionado.

2. Mantén el control. Zuckerberg no habría logrado salirse con la suya tan fácilmente si no se hubiese quedado con más de la mitad de las acciones con derecho a voto y detalles como tener más de un asiento en la junta directiva. Es un gran poder que conlleva una gran responsabilidad, pero que también deja todo el control en sus manos.

3. No vendas. Es cierto que depende de los planes que el emprendedor tenga para su startup, que muchas veces una venta es lo mejor. Pero si Facebook es lo que es ahora es porque Mark Zuckerberg se pasó los primeros años rechazando jugosas ofertas por parte de compañías como Google (en 2004), Viacom (ofreció 75 millones en 2005 y 1.500 millones en 2006), Yahoo! y AOL (1.000 millones en 2006), etc. Según indicó el CEO en una entrevista en 2007, su objetivo era “crear algo a largo plazo… cualquier otra cosa es una distracción”.

4. Rodéate de los mejores y no dejes que se marchen. ¿Qué haría Mark Zuckerberg sin Sheryl Sandberg, COO de Facebook? Muchas menos cosas. Aunque ahora a Sandberg solo se la relaciona con Facebook, Zuckerberg fue lo suficientemente inteligente como para “descubrirla” cuando era vicepresidenta de operaciones y ventas online en Google.

5. El producto es más importante que el dinero. Explicarle esto a un inversor posiblemente sea difícil, pero es quizá una de las cosas que Mark Zuckerberg ha hecho (y sigue haciendo) mejor: jugar pensando siempre en el largo plazo. El CEO de Facebook quiere que su compañía sea igual o más importante que ahora dentro de diez años, y para eso muchas veces hay que olvidar cumplir objetivos a corto plazo y centrarse en una visión más amplia. Sus compras de Whatsapp y Oculus VR fueron en esta dirección. ¿Las amortizará? La respuesta no llegará hasta dentro de varios años.

6. Cree en tu producto. La pasión por Facebook, por “conectar a todo el mundo”, es de lo que ha hecho a Mark Zuckerberg lo que es ahora: alguien que acaba de estrenar la treintena y es CEO de una compañía de 155.000 millones de dólares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor