Los australianos podrían haber descubierto el viaje en el tiempo

Empresas
0 0

Un poco de física cuántica y a viajar por el tiempo y el espacio,

Una pena, con lo espectacular que era el De Lorean y lo chulo que queda el palabro ese de “condensador de fluzo“, pero los científicos de la Universidad de Queensland (Australia) han descubierto que las partículas con enlace cuántico pueden trasladarse al futuro sin estar presentes en el tiempo que hay entra ahora y entonces. Lo revolucionario es que hasta ahora sabíamos que la teleportación cuántica era posible en el espacio, esto es, que dos partículas enlazadas cuánticamente podían modificar su estado a pesar de estar distanciadas físicamente… ahora ese cambio podría también afectar a escala temporal. Y aún hay más.

El estado cuántico de una partícula es la descripción de su estado físico.

Con esto definimos cómo, dónde y cuándo se encuentra una partícula. Uno de los descubrimientos revolucionarios de los últimos años es que cuando dos partículas comparten un enlace cuántico aunque estén distanciadas si variamos las condiciones del estado de una la otra, a pesar de estar alejada, variará también su estado. Hasta ahora era posible hacerlo con partículas distanciadas en el espacio, pero desde Australia nos llega la noticia de que esta alteración también sería posible para partículas separadas por el tiempo.

Jay Olson y Timothy Ralph proclaman que el entrelazamiento cuántico es una característica esencial del funcionamiento del Universo y que opera por igual en el tiempo y en el espacio, por lo que si cambiamos el estado cuántico de una partícula hoy la partícula de mañana también cambiará, aunque no haya una partícula que sirva de enlace entre ambas.

Para comprender cómo opera la teoría de Olson y Ralph habrá que explicar primero que es un qubit, o bit cuántico, la unidad mínima de información del estado cuántico de una partícula, algo así como el 0 y el 1 de la mecánica cuántica. Si enviamos al futuro la información de un qubit el detector que lo reciba será capaz de reconstruir mediante dicha información el estado cuántico expresado por dicho qubit de una partícula que existe en el presente. Por tanto en el futuro esa partícula se reconstruiría de manera idéntica a como es en la actualidad.

Lo curioso del caso, y que daría pie a desarrollar innumerable literatura de ciencia-ficción, es que la detección en el futuro de ese qubit debe ser simétrica con el envío de dicha información en el presente. Es decir, si enviamos esa información cuando faltan 15 minutos para las 12 horas, el detector del futuro debería activarse cuando pasen 15 minutos de las 12 horas. Por eso ha recibido el nombre de “teleportación temporal“.

La cosa seguro que es aún más intrincada, pero sin provocar dolores de cabeza y pesadillas cuánticas hasta aquí puedo leer. ─Antonio Rentero [Cornell University / MIT]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor