Los lásers están llegando a su límite

Empresas
0 0

Si no la conocíais, la “paradoja de Chuck Norris” se aplica a todo fenómeno tan poderoso que se destruye así mismo, de hecho el propio Chuck Norris está sumido en una concatenación eterna de patadas voladoras que lo sitúan en un proceso de autodestrucción infinito que por tanto nunca llega a materializarse, por eso mismo la barba de Chuck es constante en el tiempo y en el espacio.

Dicha esta solemne estupidez, resulta que en un artículo se nos muestra que la intensidad de los lásers está llegando a su limite, y que sobrepasado dicho límite el propio láser se destruiría a si mismo. La explicación correspondiente a continuación.

Según se nos cuenta en el artículo, “A intensidades de láser altas, la interacción de los electrones y positrones creados con el campo láser puede llevar a la producción de múltiples partículas nuevas y por tanto a la formación de una cascada electromagnética como una avalancha”.

Esto en cristiano viene a decir que cuando se dispara un láser lo suficientemente potente, en el impacto de los electrones con los fotones se pude crear materia, que a su vez puede emitir fotones que pueden colisionar creando de nuevo materia, produciéndose un efecto en cascada que termina destruyendo el propio láser.

Esto ya se demostró en un experimento en el 97 en el SLAC y probablemente el efecto ocurrirá en proyectos de lásers de alta intensidad como el proyecto europeo ELI y XFEL.— :Dani Burón [Pop Sci]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor