Los móviles acaban con los televisores de bolsillo

Movilidad

DVB-H, ya en pruebas, es la tecnología clave que hará posible ver la televisión en los dispositivos móviles.

La clave no es la 3G

La imágenes con niebla y el sonido distorsionado han sido la marca de los televisores de bolsillo desde que éstos fueran lanzados hace más de 15 años. Pero la calidad de la imagen de televisión para los que se mueven está apunto de cambiar.

A partir de 2006 se ofrecerán imágenes nítidas de televisión en los teléfonos móviles, pero no procederán de las redes de telefonía móvil, sino que se enviarán desde los transmisores ya utilizados por las emisoras de televisión. Y esto significa una serie de teléfonos completamente nueva.

Los actuales móviles 2G pueden emitir vídeos utilizando la llamada tecnología GPRS, que aprovecha dos o tres canales de telefonía móvil en paralelo y entrega el vídeo al teléfono a una velocidad de 30Kbps. Los usuarios pueden descargar el material para verlo posteriormente, o recibir en tiempo real, lo que se conoce como stream, vídeo comprimido. La calidad de la imagen es mejor si el vídeo se descarga primero, pero la calidad no deja de sorprender.

El principal problema de estos servicios es la cantidad de banda ancha que necesitan. Para impedir que la red se sobrecargue los operadores mantienen baja la demanda con unos precios de cerca de 4 euros por diez minutos de vídeo.

¿Son los teléfonos de 3G la respuesta? Desafortunadamente no, incluso aunque la capacidad de 300Kbps y la calidad de las imágenes son mejores. Pero lo cierto es que cada descarga de vídeo en tiempo real utiliza un ancho de banda equivalente a 10 llamadas de voz, por lo que estos servicios son aún más caros de utilizar que su equivalente en GPRS, cerca de 10 euros por 10 minutos de vídeo.

Estándar europeo

Con el ancho de banda de la telefonía móvil tan cara, los operadores necesitan otra manera de transmitir sus imágenes. Esta es la razón por la que la industria de la telefonía móvil ha estado trabajando en varios caminos de desplegar televisión en directo para los teléfonos móviles a través de las señales digitales de banda ancha de las existentes emisoras de televisión.

El proyecto más prometedor, denominado Digital Video Broadcast-Handheld (DVB-H), fue escogido la semana pasada por el Instituto de Estándares de Telecomunicaciones Europeo como el estándar para Europa. DVB-H está basado en el eficaz sistema de televisión digital terrestre.

Su fuerza reside en su método de transmisión, que es muy resistente a la clase de interferencias que ha aquejado a las televisiones de bolsillo analógicas hasta ahora. Los datos se dividen en paquetes que son transmitidos en miles de corrientes digitales paralelas difundidas a través de un rango de frecuencias. Cuando llegan al receptor, los paquetes se unen para reconstruir el vídeo.

Utilizando MPEG-4, Windows Media o Real Video, la televisión en directo se puede enviar a 240 Kbps. Además, DVB-H evita el problema de la doble imagen causada por las señales reflejadas desde edificios o montañas, ya que el software del receptor digital reconoce los paquetes reflejados y los descarta.

Un buen negocio

La aparición de la tecnología DVB-H explica las diferentes comprar hechas el pasado año por las compañías de servicios de transmisiones Crown Castle de Houston, Texas. La compañía, encargada de hacer funcionar la red de transmisiones de la BBC en Reino Unido, pagó 12 millones de dólares por un espectro de radio de 5MHz de costa a costa en Estados Unido.

En aquel momento nadie supo por qué. Pero utilizada como una frecuencia de banda ancha de telefonía móvil nacional, la compra de Crowns podría convertirse en una ganga. Tres emisoras de Crown Castle cercanas a Pittsburgh ya están transmitiendo DVB-H a un prototipo de móvil con televisión de Nokia.

En Inglaterra, la operadora móvil O2 empezará a utilizar DVB-H el próximo año, después de haber pagado 4.000 millones de libras por una licencia de 3G en abril de 2000. Nueve emisoras cerca de Oxford operadas por NTL emitirán 16 canales en una frecuencia de televisión libre.

O2 planea ofrecer a sus 500 suscriptores el prototipo de teléfono móvil con Tv de Nokia para que prueben el servicio. Desde Nokia han señalado que estas pruebas ayudarán a analizar si los precios de suscripción de 12 euros mensuales por una docena de canales de noticias y entretenimiento son realistas. El contenido premium como deportes o películas será vendido por el sistema pay-per-view.

A menos que surjan verdaderos problemas en las pruebas que se están llevando a cabo en Estados Unidos y Europa, el DVB-H parece imparable. Motorola, NEC, Siemens, Sony-Ericsson, Samsung, Nokia, O2 y NTL esperan iniciar el servicio DVB-H en 2006.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor