Los procesadores Intel® Xeon® E5 en el corazón del centro de datos

CloudEmpresasServidores

La nueva familia de procesadores Intel® Xeon® E5-2600 ha sido diseñada para satisfacer las demandas de centros de datos modernos, más flexibles y eficientes.

Un 80% más potentes, un 50% más eficientes y el triple de rápidos. Así son los nuevos procesadores para servidores y estaciones de trabajo Intel Xeon E5-2600, que tienen por objetivo convertirse en el corazón de los centros de datos más vanguardistas. Y es que la irrupción de estos procesadores coincide con unas demandas de computación cada vez más exigentes, con previsiones de 15.000 millones de dispositivos y 3.000 millones de usuarios conectados para el año 2015. A lo que habrá que sumar unos 20 zetabytes de tráfico IP más circulando por centros de datos de todo el mundo.

“El crecimiento al que asistimos en la computación en nube y en el número de dispositivos con conectividad está transformando la forma en que las empresas emplean los productos y servicios informáticos”, explica Carlos Clerencia, director de Sector Público y Corporativo de Intel Corporation Iberia. Está claro que los tiempos cambian. Y para que las empresas puedan aprovechar estas innovaciones, “el sector deberá satisfacer una demanda sin precedentes de infraestructuras eficientes y seguras” que ofrezcan “un rendimiento equilibrado e inigualable en tareas de computación, almacenamiento y redes”.

Esto es, los centros de datos necesitan aumentar su potencia bruta al tiempo que están obligados a reducir el consumo energético y los costes operativos asociados. También deben aportar escalabilidad y confianza en su hardware. Eso sin olvidarse de asegurar el mayor ancho de banda posible. Justo las carencias atacadas por los procesadores Intel Xeon E5-2600 que, al contar con ocho núcleos de procesador y hasta 768 GB de memoria del sistema, se presentan como la solución para centros de datos con el mejor rendimiento por vatio del mercado.

Además admite las instrucciones Advanced Vector Extension de forma nativa con el objetivo de duplicar el rendimiento en aplicaciones intensivas como aquellas empleadas en tareas de análisis financiero, creación de contenidos multimedia o informática HPC. La incorporación de mejoras como Turbo Boost Technology 2.0, Hyper-Threading Technology o Virtualization Technology le han permitido batir ya más de una decena de récords mundiales en rendimiento para arquitecturas x86 de doble zócalo. Y, al adoptar Integrated I/O y Data Direct I/O dentro del propio encapsulado, facilita la canalización del tráfico Ethernet directamente a la caché del procesador y limita el número de accesos a la memoria.

Velocidad, ahorro y seguridad

Pero eso no es todo. Los procesadores de la familia Intel Xeon E5-2600 son los primeros chips para servidores en integrar un controlador de Entrada/Salida compatible con la especificación del bus PCI Express 3.0. ¿Qué significa esto? Que se reduce la latencia hasta un 30% respecto a modelos anteriores, como el procesador Intel Xeon X5690, y se triplica la cadencia de transferencias de datos a través del procesador. La pieza en cuestión se llama Ethernet Controller X540, es una solución de red 10GBASE-T de chip único y ha sido diseñada para ofrecer ofrecer LAN desde la placa base. A mayores, incluye virtualización flexible y compatibilidad con redes unificadas en Internet de 10 Gigabits.

Según las mediciones del benchmark SPECpower_ssj2008, la implementación de este tipo de dispositivos contribuye a reducir el coste total de propiedad de las infraestructuras, ya que los procesadores Intel Xeon E5-2600 potencian en más de un 50% la eficiencia energética de las mismas. Los niveles de consumo en la plataforma también pueden ser monitorizados continuamente por los responsables de TI a través de herramientas adicionales del tipo de Node Manager o Data Center Manager, que se caracterizan por aportar en tiempo real datos térmicos y energéticos para las consolas de administración de sistemas.

Junto al ahorro, otro punto capital es el de la seguridad. En este sentido un segundo tipo de protocolos de control, como las soluciones Advanced Encryption Standard New Instruction o Trusted Execution Technology, por ejemplo, están optimizados para proteger los centros de datos de las empresas frente a ataques malintencionados y para escalarlos en función de las demandas de sus clientes. Mientras la primera tiene por cometido ayudar a los sistemas a cifrar y descifrar información mediante un amplio abanico de aplicaciones y transacciones, su compañera está preparada para crear una base de confianza con la que reducir la exposición externa de la infraestructura.

En total, la nueva familia de procesadores Intel Xeon E5-2600 está compuesta por 17 modelos diferentes que irán llegando al mercado durante las próximas semanas. Sus precios abarcan desde unos asequibles 198 dólares hasta un máximo de 2.050 dólares para pedidos de paquetes de mil unidades.

Y entre sus numerosos apoyos ya cuenta con el respaldo de productores de sistemas del mundo entero presenten cientos de plataformas basadas en la familia de procesadores Intel Xeon® E5, entre los que se encuentran Acer*, Appro*, Asus*, Bull*, Cisco*, Dell*, Fujitsu*, HP*, Hitachi*, Huawei*, IBM*, Inspur*, Lenovo*, NEC*, Oracle*, Quanta*, SGI*, Sugon*, Supermicro* y Unisys*. Además de fabricantes locales como ASEuropa*, Azken Muga*, Flytech*, Infostock*, Investronica*, JP SaCouto*, Sistemas Informáticos Europeos*, Telecomputer*, y Verybox*.

Como complemento, la compañía de Santa Clara se ha propuesto ofrecer tres modelos de procesador Intel Xeon E5-1600 para sistemas de zócalo único, destinados específicamente a estaciones de trabajo y con precios que irán desde los 284 hasta los 1.080 dólares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor