Los secretos de la alfombra roja de Los Angeles

Movilidad

Cerca de 100 personas de las que atravesaron la alfombra roja de la ceremonia de los Oscar llevaban móviles vulnerables.

Según una firma de consultoría de seguridad de Los Angeles, unas 100 personas que caminaron por la alfombra roja llevaban teléfonos móviles vulnerables a la clase de piratería que recientemente llevó a Paris Hilton a las portadas de los medios de comunicación.

Tres empelados de la compañía Flexilis, fundada hace un para de años por cuatro estudiantes de la University of Southern California, se colocaron entre la multitud de más de 1.000 personas que esperaban la entrada de las estrellas de Hollywood al Kodak Theater. John Hering, uno de los fundadores de la compañía llevaba una mochila en la que tenía un ordenador portátil con un software para explorar y una potente antena.

Los investigadores de Flexilis dijeron que fueron capaces de detectar que entre 50 y 100 invitados tenían teléfonos móviles cuyo contenido podría haber sido desviado electrónicamente desde los ordenadores centrales de sus proveedores de servicio. El contenido del teléfono de Paris Hilton, incluidos los números de teléfonos de otras celebridades, acabaron en Internet.

Los investigadores destacaron que no saben con certeza el número de móviles vulnerables porque algunos terminales podían haber sido detectados más de una vez, y que no entraron en ninguno de los teléfonos detectados, que hubiera sido ilegal.

Por otra parte, los investigadores también han señalado que lo que han hecho aumenta los temores de amenazas a la privacidad que es cada vez más común en tanto que en los teléfonos móviles se llevan datos personales.

Flexilis se ha especializado en la tecnología de transmisión de datos de corto alcance conocida como Bluetooth. Actualmente son muchos los teléfonos móviles que incluyen esta tecnología que les permite sincronizarse con ordenadores personales, o conectarse con otros periféricos como altavoces inalámbricos.

Bluetooth también se está convirtiendo en una tecnología estándar en los coches, por el momento de lujo, para poder integrarse perfectamente con los teléfonos móviles, además de incluirse en muchos periféricos informáticos, como teclados, ratones, impresoras, e incluso sistemas de localización GPS.

El equipo de Flexilis ha destacado que el problema no es Bluetooth, sino contar con adecuada protección.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor