Los usuarios, indefensos ante los fraudes telefónicos

Movilidad

La inexistencia de cauces adecuados para las reclamaciones en cuanto a
tarificación adicional obliga a los usuarios a demandar las
irregularidades por vía judicial.

El Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) ha decidido suspender su

participación en la Comisión de Supervisión de los Servicios de

Tarificación Adicional (CSSTA), ante la “absoluta falta de respuesta

administrativa a los graves problemas que padecen los usuarios

por los números 803, 806, 807 y 907″, según informa la organización.

El CCU se ha dirigido en “reiteradas” ocasiones a la presidencia de la CSSTA y

al Ministerio de Ciencia y Tecnología para denunciar la absoluta

carencia de medios de la Comisión, “que no tiene asignada ni una sola

persona de apoyo administrativo, o lo que es más llamativo, ni un solo

teléfono para realizar las comprobaciones pertinentes”.

Esta

situación, unida al incremento de las reclamaciones planteadas por los

usuarios “víctimas de facturas telefónicas desorbitadas”, a la ausencia

de una normativa protectora de sus intereses y a la falta de respuesta

institucional han forzado a los consumidores a suspender indefinidamente

su participación en este organismo por considerar “una burla para los

usuarios” la actual situación de fraude generalizado sin respuesta

administrativa.

Ante la retirada de las operadoras del sistema

arbitral de consumo y la inexistencia de cauces adecuados de

reclamación, las asociaciones de consumidores recomiendan a los usuarios

que denuncien por vía judicial todas las irregularidades que detecten.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor