LTE, más allá de la 3G

Movilidad

Acceso ilimitado a la información sin importar el tamaño y con la posibilidad de disfrutar de vídeo en alta definición son algunas de las ventajas de LTE

La redes móviles han avanzado mucho en las últimas dos décadas y los operadores móviles se han convertido en grandes gigantes que ofrecen un servicio mucho más atractivo que los operadores tradiciones, fundamentalmente el poder hablar desde donde uno quiera. Sin embargo, el éxito de la banda ancha y sobre todo de WiFi cambió el panorama y aunque la 3G ofrecía una velocidad significativamente mayor que las tecnologías anteriores, el futuro, que pasa por encontrar una gran oportunidad de ingresos, sólo parece poder satisfacerse con redes de próxima generación.

Motorola, Nortel, Alcatel, Samsung o LG son algunas de las compañías que apuestan firme por LTE que, por primera vez, planteará al usuario la posibilidad de migrar su ADSL tradicional a una red de banda ancha móvil.

LTE, o Long Term Evolution, es el nombre que recibe el proyecto cuya misión principal es la de mejorar las actuales redes móviles basadas en UMTS. Por lo tanto, mientras que a estas últimas se las conoce como 3G, LTE se ha bautizado ya como la 4G de la redes móviles. Entre los objetivos de la LTE pueden citarse una mejora de la eficiencia del espectro, costes de despliegue muy reducidos, mejora en los servicios y una mejor integración con los estándares abiertos.

Actualmente los operadores deben pensar en las redes de próxima generación. Y es que a pesar de que HSPA+ parecería la manera más natural de actualización, necesaria para soportar la creciente demanda de servicios de datos, serían necesarias fuertes inversiones. No obstante, no deja de ser un buen recurso, como demuestran las pruebas realizadas, tan sólo el mes pasado, por Vodafone, que en colaboración con Ericsson y Qualcomm, consiguió transmisiones móviles de hasta 16 Mbps en pruebas realizadas en España con tecnología HSPA+ (Evolved HSPA) y técnicas de modulación 64QAM.

Sin embargo, LTE va mucho más allá al ofrecer una verdadera banda ancha móvil en cualquier lugar que permitirían a los operadores, por ejemplo, ofrecer vídeo en alta definición o juegos online a través de una red móvil.

El reto de las redes inalámbricas de próxima generación es proporcionar banda ancha a un coste y con un rendimiento mejor que lo que se alcanza con tecnologías DSL, mientras que se mantiene la movilidad, el control de servicio y maximizando la capacidad de las redes con limitados recursos de espectro.

Teniendo esto en cuenta hay que destacar que LTE se puede añadir a las redes ya existentes WCDMA y HSDPA y eso sin tener que invertir en infraestructura adicional; y al mismo tiempo ofrecer velocidades de descarga de hasta 60 Mbps y envíos de información de hasta 40 Mbps. Es, como hemos dicho antes, una tecnología que podría hacer streaming de vídeo en alta definición.

Algunos datos sobre LTE destacan que es seis veces más rápida que HSDPA (High Speed Download Packet Access), ocho veces más veloz que HSUPA (High Speed Uplink Packet Access) y que los terminales móviles que se están fabricando bajo esta tecnología serían capaces de descargarse una película de 700MB en 90 segundos y un MP3 de 3Mb en menos de un segundo.

La batalla entre WiMax y LTE se está realizando desde el año pasado. Son dos tecnologías inalámbricas que ofrecen gran velocidad; de hecho, cualquiera de las dos cuadruplica la velocidad de acceso de los usuarios. Muchos opinan que la diferencia es más política que tecnológica, pero muchos otros hablan de costes. Alfredo Canteli, responsable de desarrollo de negocio, Home & Networks Mobility de Motorola, ha explicado que la velocidad que ofrecen Wimax y LTE es la misma, por lo que la diferencia entre ambos se centra más en la cantidad de espectro que cada uno de necesita para desplegar esa velocidad. En este sentido la subasta de la banda de los 2,5GHz en Europa jugará un papel fundamental, aunque ya se ha advertido que no alcanzarán los astronómicos precios de UMTS, que se ha convertido en una pesada carga en el despliegue de los servicios 3G.

En general se espera que la ventaja de LTE sobre WiMax sea el hecho de que casi todas las operadoras a nivel mundial trabajan con GSM (Global System for Mobile communications) y utilizarán LTE como la actualización más lógica. En Estados Unidos tanto AT&T como Verizon, las dos operadoras más grandes, ya tienen sus ojos puestos en LTE.

A finales de enero la firma de investigación de mercado ABI Research anunció que más de 18 operadores de todo el mundo tienen firmes planes de despliegue de LTE. DoCoMo en Japón y Verizon en Estados Unidos están probando la tecnología desde el año pasado. TeliaSonera ha anunciado acuerdos con Ericsson y Huawei para iniciar pruebas en Estocolmo y Oslo con previsiones de lanzar un servicio LTE comercial en 2010.

En plena crisis se calcula que las operadoras invertirán unos 6.300 millones de euros hasta 2013 en el despliegue de las estaciones base mientras que LG ha anunciado su primer chip módem LTE para móviles.

Llegado el momento, las redes 3G serán las grandes perdedoras porque su reutilización es limitada, debido al hecho de que están basadas en la conmutación de circuitos, a diferencia de la LTE, que está basado en paquetes IP. Esto conlleva cambios en las tarifas ya que los expertos advierten que ya no se podrá facturar la voz por separado, además de dejar entrar a nuevos jugadores que se quedaron sin licencias 3G cuando éstas se subastaron (como TeliaSonera). Otro reto tiene que ver con el espectro, sobre el que se advierte que si en España se asigna espectro de la banda de los 2,6Mhz los operadores de nuestro país podrían empezar a trabajar con LTE de forma casi inmediata.

Desde el punto de vista de los dispositivos, la incorporación masiva de LTE a los mismos no se producirá hasta 2010 y lo primero que podremos ver, según el estudio de ABI es dispositivos USB con LTE que podrán conectarse a los portátiles para pasar después a móviles y otros equipos.

Otra de las predicciones de ABI Research, anunciada a mediados de enero, es que para 2013 habrá 32 millones de usuarios LTE en todo el mundo.

La última noticia la ha protagonizado Motorola, que acaba de anunciar las primeras pruebas de LTE en Inglaterra, concretamente en Swindon, al oeste de Londres. Motorola, que presentará su estrategia LTE en el próximo Mobile World Congress que se celebrará en Barcelona del 16 al 19 de Febrero, ya ha anunciado que es capaz de ofrecer un paquete completo que evita que el posible comprador tenga que ir adquiriendo equipamiento en diferentes sitios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor