Mantenerse tecno-protegido en las vacaciones de verano

EmpresasSeguridadWorkspace

¿Por qué pasar las vacaciones pegado a las redes sociales?, ¿No se supone que te estás divirtiendo? Rik Fergusson, director de investigación de seguridad en TrendMicro recomienda vigilar lo que se comparte durante estos días, ya que es una gran señal para indicar que nuestros domicilios están vacantes.

Cuando llega el momento de irse de vacaciones de verano, la mayoría de nosotros pasamos mucho tiempo asegurándonos en dejar nuestra casa segura y protegida. Así, podemos pedir a un vecino que se haga cargo del correo, abra y cierre las cortinas y dé  el lugar una vuelta. Cerramos todas las puertas y ventanas, e incluso, puede que dejemos algunas luces de la casa programadas para encenderse y que dé la impresión de que la casa se ​​mantiene ocupada, pero … ¿Somos todos tan cuidadosos y espabilados cuando se trata de mantener a buen recaudo nuestra vida digital cuando viajamos?

A continuación ofrezco algunos consejos de alguien que se pasa la mayor parte de su vida viajando de un sitio a otro, aunque por desgracia, a menudo no por vacaciones. Hay muchas cosas que podemos y deberíamos hacer para limitar nuestra exposición a posibles peligros cuando viajamos, para evitar que nuestros dispositivos electrónicos o nuestras identidades sean objeto de robo, y para minimizar el daño en el caso de que lo peor llegara a suceder.

Antes de salir de casa

Es importante decidir qué dispositivos queremos llevarnos: ¿el portátil? ¿el iPad ? o ¿tal vez el smartphone? Asegúrate de tener todos los cargadores correspondientes y averigua si alguno de ellos está duplicado, ahorrarás más espacio en la maleta. Una vez que tenas las lista definitiva, conecta cada dispositivo a Internet y descarga e instala las actualizaciones recomendadas. Esto puede ser algo más lento en el caso del PC, ya que puede que tengas que actualizar muchas aplicaciones diferentes, así como el sistema operativo, pero no sólo lo dejarás más seguro frente a vulnerabilidades, sino que te permitirá ahorrar los elevados costes de la red durante el viaje.

En segundo lugar, asegúrate de que tienes el número PIN o la contraseña de todos los dispositivos elegidos, ante un robo debemos ponérselo lo más difícil posible a los ladrones. Mejor aún, encripta todos los dispositivos que puedas, haciendo así inaccesibles tus datos a un posible hacker.

Haz un backup completo de todos los dispositivos que te lleves. De este modo, si uno de ellos se pierde o es robado (o simplemente se queda inoperativo), la única información que perderás será la que hayas creado durando las vacaciones. Aún mejor, si puedes permitirte el coste de roaming o tienes conectividad de red en tu destino, sopesa la posibilidad de solicitar un servicio de sincronización online para mantener también a salvo todos los recuerdos de las vacaciones.

Como último paso, considera incluir una batería de repuesto o el cargador para aquellos terminales que, como los teléfonos inteligentes, están hambrientos de energía, sin duda vas a utilizar la función de la cámara mucho más en tus viajes y la batería se consumirá mucho más rápido como resultado.

Al llegar allí

La tentación de utilizar las redes sociales para presumir de la maravillosa experiencia que estás  viviendo en tus vacaciones puede ser muy fuerte; no hay duda, el placer de alardear también es un derecho. Sin embargo, no olvides que los datos que compartes en las redes sociales pueden ser compartidos de forma más amplia y rápida de lo previsto. Compartir esas fotos, registrando los lugares con GPS o enviando detalles respecto a cuánto tiempo estarás exactamente disfrutando del sol es como colocar una gran señal de neón en tu casa con la leyenda de “vacante”. Espera hasta regresar a casa para presumir. Además, ¿por qué pasar las vacaciones pegado a las redes sociales?, ¿no se supone que te estás divirtiendo?

Si es absolutamente necesario que te conectes mientras viajas, trata de utilizar siempre conexiones de cable o 3G preferentemente frente a las inalámbricas, y procura evitar realizar cualquier transacción sensible desde ordenadores públicos. Estos equipos pueden almacenar parte de tus detalles de registro (o simplemente puedes olvidar cerrar la sesión) y las redes Wi-Fi públicas se llaman públicas por una razón, tu actividad es visible para otros usuarios de la red, sí, incluso en las redes que te piden una contraseña.

Cuando no estés utilizando tus dispositivos y no los quieras llevar contigo, asegúrate de que los bloqueas y los dejas en un lugar seguro, como puede ser la caja fuerte de la habitación, sobre todo si hay alguna que te  permite configurar tu propia contraseña digital (¡no utilices el número de la habitación!). Si tu tecnología es demasiado voluminosa, siempre puedes solicitar en recepción que te lo guarden o comprar un cable de bloqueo para mantenerlo atado a una parte consistente del mobiliario.

Antes de irte

Asegúrate de que recoges e incluyes en el equipaje todas tus cosas la noche anterior de tu salida. Lo estarás haciendo con más tranquilidad y con la cabeza más despejada, por lo que será menos probable que te olvides nada y tendrás tiempo para comprobar completamente la habitación por la mañana.

Un último truco, los portátiles y la arena, los iPhones y las cremas solares, no se deben mezclar. ¡Lo sé!

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor