Mark Zuckerberg no venderá acciones de Facebook hasta dentro de un año

Empresas

Facebook se hunde en bolsa hasta mínimos históricos, pero su creador promete no a abandonar el barco ni sus títulos en la compañía.

Ayer la red social líder mundial, Facebook, volvía a sufrir un varapalo en bolsa y sus títulos se precipitaban al abismo. Las acciones de la firma se desplomaban hasta los 17 dólares tras las previsiones pesimistas de los analistas y un agresivo artículo contra su responsable financiero, David Ebersman. Ya se sitúan a menos de la mitad del valor que tenían cuando la empresa se lanzó a los parquets hace cuatro meses (entonces era de 38 dólares).

Muchos se estarán preguntado si tras esta caída a mínimos históricos el CEO y creador de Facebook no se ha planteado deshacerse de parte de sus títulos en la compañía de sus amores. Mark Zuckerberg contaría con 444 millones de acciones de Clase B con opción a compra de otros 60 millones.

La respuesta ha llegado a través de un comunicado enviado a la SEC (organismo similar a la Comisión del Mercado de Valores en EE.UU) por la propia Facebook. En el mismo se asegura que Zuckerberg no ha adoptado aún un plan de venta de títulos. Es más, parece que el mandamás se compromete a no realizar ningún movimiento en este sentido hasta, al menos, dentro de un año.

Los miembros del Consejo de Administración Marc Andreessen y Donald Graham también han señalado que actualmente no tienen intención de vender las acciones de Facebook que no sean para cancelar las obligaciones tributarias ¿Confían en que en algún momento la caída toque suelo o es una estrategia para no generar desconfianza general en el mercado (aún más) sobre la compañía?

El que sí se deshará de muchos de sus títulos en la red social es Peter Thiel, uno de los primeros inversores de peso en Facebook, quien sacará a bolsa acciones por valor de 1.000 millones de dólares en un movimiento que ha sido tildado por algunos venture capitalists como “sin precedentes”.

Según informa Bloomberg, Facebook también estaría gastando unos 1.900 millones de dólares para recomprar 101 millones de acciones de los primeros empleados de la casa. Para ello estarían tirando de efectivo disponible y creéditos bancarios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor