El marketing de afiliación, una herramienta eficaz

Empresas

Jochem Vroom, cofundador y director de Imbull y empleado en Flipit, habla marketing de afiliación, del uno de las mejores motores de arranque y estrategias de marketing online que existe actualmente, pero en ocasiones con mala prensa.

El marketing de afiliación tiene una mala reputación y puede perjudicar tu negocio si fracasas al aplicarlo a tu compañía.  Sin embargo,  es seguramente una de las mejores y más económicas formas de hacer crecer tu negocio cuando se usa adecuadamente.  Además, si sigues una estrategia de fuerte crecimiento como comerciante,  simplemente no puedes ignorarlo.

Asimismo, la gente tiende a olvidar que es también una gran manera para empezar a hacer funcionar un negocio “fuera de horas de oficina”; y puede ayudarte a transformar un pequeño portal online en un gran negocio sin necesidad de financiación. El marketing de afiliación ha hecho arrancar muchas empresas nuevas que se han convertido en exitosas historias como Skimlinks, RetailMeNot, Ebates.com, etc.

El problema de nomenclatura

El término “marketing de afiliación” comprende desde convenios con los gigantes de la venta online como Amazon, Apple y Zappos, hasta suscripciones a portales de citas, dietas, juego online y tácticas como “hacerse rico con un clic”. Así pues, no es de estrañar que el término tenga una reputación contradictoria.

Estamos viendo mercados respondiendo de manera diferente a este problema.

En los EE.UU, el mercado de afiliación se sigue lanzando como una manera de hacer dinero online. Si nos fijamos en las mayores redes de afiliación o affiliate networks, se puede ver este enfoque en sus páginas web. Por otro lado, desde el punto de vista del comerciante, esta estrategia tiene poco que ver con la calidad y el valor añadido.  Esta situación ha provocado que marcas importantes no quieran trabajar con personas que tiene como único objetivo ganar dinero.

Por otro lado,  el mercado en Europa está obligando a las redes de afiliación hacia un cambio de nombre. Las mayores redes de afiliación europeas se están deshaciendo  de la etiqueta “hacer dinero online” y alejándose del título de red de afiliación para acercarse más al concepto de “performance network or agency”. Pero a veces este cambio puede parecer un intento desesperado de volver a tomar el control frente al aumento  de la publicidad gráfica basada en el rendimiento.

A pesar de ello, mires donde mires, hay dudas sobre cual es el siguiente paso. El nombre del afiliado conlleva una gran responsabilidad. En mi opinión, el mejor movimiento para todos los mercados es deshacerse de la mala fama del mercado de afiliación cambiando tanto su nombre como la forma de pensar. Son los comerciantes que tienen el control, y si no puedes proveerles con auténticos socios en vez de personas que sólo quieren hacer dinero, estarás fuera del negocio en el 2015.

A nivel de junta, ya se ha decidido

Las redes de afiliación siguen buscando respuesta a cuestiones tales como ¿Entonces, cómo deberíamos llamarlo?, ¿Es este el momento de cambiar? o ¿Is last cookie counts still the best model out there? ¿Deberíamos eliminar a este semi-estafador o le dejamos continuar en el programa? Pero mientras buscan soluciones a estos problemas, las marcas online ya han tomado una decisión: más exposición de rendimiento, más publicidad nativa, fine. Pero parece que el marketing de afiliación no está de moda – entonces, ¿porqué estamos perdiendo tanto tiempo con ellos?

Y esto realmente le duele al marketing de afiliación, uno de las mejores motores de arranque y estrategias de marketing online que existe actualmente.

Ya es hora de traer de vuelta el performance (rendimiento)

Un cambio de nombre como “performance marketing” o “partner marketing” podría ser un buen principio. Pero no es el paso definitivo que las redes deben hacer para los comerciantes sigan teniéndolas en cuenta en los próximos años.

Lo que las redes tienen que hacer es suprimir los publishers que dañan el negocio, conseguir más controles de calidad y adoptar los modelos de atribución (de trabajo) y las nuevas tecnologías de optimización existentes. En otras palabras, dar a los anunciantes lo que quieren y lo que están dispuestos a pagar por ello – el rendimiento real de sus socios.

Las redes deben instruir a los comerciantes sobre sus modelos de negocio para alcanzar su objetivo, no estamos hablando de formación que beneficie acuerdos de corta duración o quick cash, sino que tenga un enfoque de larga duración.

No es fácil hacer todo esto , y este tipo de cambios van despacio. Pero cuando los comerciantes tienen “performance marketing” trabajando para ellos, puede llegar a ser el canal de marketing con más fuerza del mercado. Gran parte de las exitosas y prósperas empresas lo utilizan una y otra vez. Eso sí, tiene que funcionar bien para que dé resultados.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor