Un 84% de medianas empresas españolas esperan mejorar su eficiencia con la digitalización

Empresas

Los empresarios de compañías de mediano tamaño consideran que el proceso de conversión al digital es más complicado para ellos que para otros propietarios de negocios.

La digitalización está asentándose firmemente en el tejido de pymes de nuestro país. Pero no todos los empresarios buscan los mismos beneficios en la conversión al mundo digital. Un estudio de la firma de tecnología Ricoh, realizado entre líderes de negocios de entre 50 y 500 empleados en varios países europeos, muestra que para los propietarios de medianas empresas en España la principal ventaja de la digitalización es la mejora en la eficiencia de los procesos de negocio. Así lo aseguran un 84% de los encuestados. Otros beneficios altamente percibidos serían el ahorro de costes y de tiempo de valor para los empleados.

Los empresarios de compañías de mediano tamaño valoran muy positivamente la influencia de la digitalización en sus negocios: ocho de cada diez consideran que supondrá una ventaja competitiva en 2017. Para lograrlo, el 42% de las empresas calculan invertir entre un 11 y un 15% de la partida destinada a TI.

Sin embargo, no todo es positivo al hablar de la digitalización de los negocios. Los propietarios de las medianas empresas encuestados perciben que el proceso de adaptación al entorno digital es más complicado en su sector que en los de compañías más grandes o más pequeñas. Además, un 78% espera que, con la reconversión digital, se faciliten los requerimientos regulatorios que impiden su crecimiento.

Para llegar a simplificar la digitalización, los responsables españoles creen que sería necesario que se agilizara la toma de decisiones relacionada con el proceso, se contratase a gente específica para llevarlo a cabo y, en general, hubiese una predisposición mayor de cara a la tecnología. De conseguir completarla, los empresarios creen que se beneficiaría, sobre todo, a los departamentos de finanzas, ventas y atención al cliente.

Los datos de las empresas españolas forman parte de un estudio en el que también se han analizado compañías de Reino Unido, Francia, Alemania e Italia.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor