Microsoft abandona el negocio de los wearables

EmpresasInnovaciónWearables

La compañía ha dejado de vender la Band y la Band 2 y ha eliminado el SDK para crear aplicaciones para estos dispositivos.

Microsoft no va a dejar de fabricar smartphones, pero sí de fabricar wearables. La compañía dirigida por Satya Nadella ha retirado del mercado sus Band y Band 2 y ha eliminado su kit de desarrollo de software (SDK) con el cual los desarrolladores podían crear aplicaciones móviles para ambos dispositivos. Algunos medios apuntan también a que el equipo encargado de esta unidad ha sido disuelto.

La empresa de Redmond ha confirmado esta retirada y que no habrá Band 3 a través de un comunicado.

“Hemos vendido nuestro inventario existente de Band 2 y no tenemos planes para liberar otra Band este año. Nos mantenemos comprometidos para proporcionar soporte a nuestros clientes de Microsoft Band 2 a través de las Microsoft Stores y nuestros canales de atención al cliente y continuaremos invirtiendo en la plataforma Microsoft Health, la cual está abierta a todos los partners de hardware y aplicaciones a través de dispositivos Windows, iOS y Android”, señañan.

La Band original fue liberada en octubre 2014 con unas características bastante llamativas. La pulsera contaba con multitud de sensores y características y funcionaba con iPhone, Android y Windows Phone. En principio su éxito fue arrollador y sus unidades se agotaron en un solo día.

¿Qué ha fallado para convertir la Microsoft Band en una suerte de Zune? Microsoft ha cometido varios errores. El primero de ellos habría sido llegar tarde a un mercado ya saturado. Por otro lado, se trataba de un  dispositivo con un alto precio, bastante por encima de otros gadgets de fitness de la competencia. A eso hay que sumarle que Microsoft no ha sabido encontrar partners de categoría para que su producto se expandiera, pese a contar con una API.

Desde Microsoft aseguran que van a seguir comprometidos de alguna manera con el negocio de los wearables, aunque no sabemos muy bien cómo teniendo en cuenta esta renuncia a la fabricación de hardware. Todo apunta a que van a apostar por el software a través de Microsoft Health.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor