Microsoft en problemas, cierra Xbox Entertainment Studios y Finlandia molesta con los despidos

Empresas

Los 18.000 despidos planeados por Microsoft durante un año ya están viendo, además de las repercusiones para sus trabajadores, varias cancelaciones de proyectos. Uno fue Nokia X, quizás algo natural, pero la eliminación de Xbox Entertainment Studios va en contra de todo lo que vendieron en un principio sobre la Xbox One y Finlandia se siente además traicionada.

Los despidos de Microsoft van a traer cola y más aún porque va a producirse de forma escalonada durante un año, lo que va a llevar a Microsoft a una situación de descontento continuada de la que le va a costar salir. Por un lado, estos despidos pasan factura a la idea inicial de Microsoft con Xbox One. Durante la presentación de la consola, Microsoft hizo un hincapié especial en que sería no sólo para jugar, sino un centro multimedia para el salón, que serviría también para navegar por Internet, usar redes sociales, mandar mensajes y, sobre todo, para poder disfrutar de contenido multimedia.

En este punto, además de los servicios de streaming de películas, series y música, Microsoft apostó también por la creación de sus propios contenidos, una forma de diferenciación respecto a las otras consolas y que marcaba su compromiso por hacer de la consola un centro de entretenimiento mucho más completo y con contenidos exclusivos diseñados para sus clientes. Tras el cierre de Xbox Entertainment Studios, ¿qué queda de esa idea?

En un principio parece ser que, además de la reducción de plantilla y el enfoque en los productos que funcionan en lugar de los “experimentos”, es lo que ha llevado a dar el paso. Pero los movimientos de Microsoft y la forma en la que ha gestionado la producción y el modelo de negocio de Xbox One desde un principio, muestra que Microsoft ha tenido una visión muy poco definida de la consola, algo que junto con los errores garrafales de marketing y conexión con los usuarios al plantear términos abusivos de uso, que afortunadamente no se llevaron a cabo, son la lacra que está haciendo que la PS4 siga su escapada en solitario.

Pero las cosas no acaban aquí, el ministro de finanzas de Finlandia, Antti Tinne, acusa además a Microsoft de mentir y de traicionar a Finlandia con la gestión de la compra de Nokia. El hecho de que de los 18.000 despidos, una parte importante sean empleados de Nokia y al menos 1.000 sean finlandeses ha sido la gota que colma el vaso.

La pésima gestión de Stephen Elop, que también se rumorea que haya sido un plan desde el principio y curiosamente ha mostrado siempre su opinión en realizar este tipo de recortes en Microsoft, está teniendo repercusiones importantes. Su llegada precipitó la caída de Nokia, con recortes y despidos similares, y “forzó” la venta a Microsoft. Todo esto ha sido muy criticado en Finlandia, pero los despidos para el ministro son una clara ruptura con lo pactado en un principio. Si contamos con que Microsoft plantea seguir en Finlandia, la situación podría escalar en problemas serios a largo plazo.

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor