Microsoft desembarca en el tercer mundo

Empresas

A través del proyecto “Unlimited Potencial”, el gigante de software se propone acceder a un total de 5.000 millones de personas que no tienen ordenador personal.

Los próximos clientes inmediatos de Microsoft son los 1.000 millones de personas en países pobres que no tienen acceso a la tecnología, según un programa presentado en Pekín por el fundador del gigante informático Bill Gates, el hombre más rico del mundo. El objetivo final es acceder al total de 5.000 millones de personas en el mundo que no tienen un ordenador personal.

Todo esto gracias al proyecto “Unlimited Potencial” (“Potencial Ilimitado”), mediante el cual Microsoft ha llegado a acuerdos con gobiernos e instituciones para proveer ordenadores personales y un software muy básico al precio de tres dólares por unidad.

“Todos los seres humanos merecen la oportunidad de conseguir su pleno potencial. Llevar los beneficios de la tecnología a los próximos 5.000 millones de personas requerirá nuevos productos que satisfagan las necesidades de las comunidades desatendidas”, señaló el multimillonario Gates durante la presentación del proyecto.

En esta línea, Bill Gates ha firmado un acuerdo con el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) para reforzar la competencia y el desarrollo sostenible en Asia-Pacífico, introducir la tecnología en la educación, facilitar oportunidades laborales y mejorar sus sistemas comerciales.

Para sazonar el proyecto, Microsoft ha firmado cinco “Asociaciones de Acceso a la Tecnología” con Argentina, Botswana, Chile, China y Egipto, que vienen a añadirse a 50 programas ya existentes que combinan los recursos de los gobiernos, empresas y organizaciones no gubernamentales para incrementar el acceso al PC.

La iniciativa de Microsoft llega después de que competidores como Apple estén rebajando sus productos, de la emergencia de empresas como Lenovo y de que la piratería se esté convirtiendo en el verdadero acceso a la tecnología para los pobres, con el programa Vista pirateado en China incluso antes de su comercialización.

El proyecto “es una oportunidad de negocio muy importante para Microsoft”, explicó el colombiano Orlando Ayala, vicepresidente del Grupo de Desarrollo de Segmentos Emergentes para Microsoft. “Creemos que ese retorno (de la inversión) se dará dentro de uno, dos, tres años, pero no estamos pensando en eso. Esta gente, si la logramos incorporar, serán los consumidores del futuro”, agregó.

De otro lado, no hay que olvidar que Microsoft ha ayudado a las autoridades chinas, las más restrictivas del mundo, con herramientas que permiten controlar los contenidos en China, por lo que su voluntad de promover la educación y la libertad de expresión en el mundo está en entredicho. “Tenemos que operar en diferentes circunstancias. Microsoft está abierto a la educación, pero al mismo tiempo tenemos que respetar las regulaciones locales”, respondió en rueda de prensa Will Poole, vicepresidente corporativo de Microsoft.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor