Microsoft lleva a Samsung a los tribunales por impago de royalties

Empresas
Microsoft

Microsoft y Samsung, que hasta ahora eran socios con una relación casi ejemplar, o al menos eso parecía, se verán las caras en los tribunales debido al impago de royalties por parte de la compañía coreana a Microsoft.

En septiembre de 2011, Samsung firmó un acuerdo con Microsoft por el cual ambas compañías accedían a ofrecer licencias de sus patentes a cambio de que Samsung pagara un royalty por cada smartphone Android que vendía.

Lo que Samsung ni Microsoft podían esperar es que el ya de por sí lucrativo negocio de Samsung con la venta de smartphones en 2011, con 82 millones de smartphones vendidos ese año, terminaría creciendo hasta el punto de vender 314 millones de unidades. Un crecimiento increíble que supone también una cantidad importante de beneficios para Microsoft.

De hecho, la colaboración entre Microsoft y Samsung ha llevado a que estos últimos saquen al mercado smartphones y tablets con Windows. Una colaboración que podría verse ahora comprometida por la decisión unilateral de Samsung de dejar de pagar los royalties a Microsoft.

Samsung alega que la compra de Nokia por parte de Microsoft, hace que el acuerdo ya no sea válido y por lo tanto que estén obligados a cumplirlo y a pagarles. De hecho, antes de que Nokia fuera comprada, Samsung accedió a extender su acuerdo de colaboración con Nokia hasta 2018.

¿Cómo afecta la compra de Nokia al acuerdo entre Microsoft y Samsung? Varios analistas aseguran que no tiene ninguna repercusión y que Samsung no tiene ningún motivo real para no seguir cumpliendo su contrato. Pero la realidad es que al no poder llegar a un nuevo acuerdo tras varios meses de negociación, finalmente Microsoft ha decidido ir a los tribunales. Microsoft espera a que se decida judicialmente si finalmente Samsung debe o no pagar los royalties.

Se rumorea también que todo esto no es más que una excusa de Samsung para ahorrar gastos. En un momento en el que las ventas del Galaxy S5 se han situado por debajo de lo esperado y que van perdiendo terreno frente a la competencia china, el arriesgado plan de Samsung, experimentada en batallas legales de todo tipo, podría llegar a funcionar.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor