Microsoft regala Windows 8 a sus empleados

EmpresasPCWorkspace

Los 94.000 empleados de Microsoft recibirán un smarphone basado en Windows además de una surface RT antes de que acabe el año, además de Windows 8 para sus ordenadores.

Está claro que este es el año de Microsoft. La compañía ha cambiado su logo y además se prepara para lanzar Windows 8. No sólo eso, Microsoft lanzará un nuevo sistema operativo de servidor, nuevo sistema operativo para ordenadores, nueva suite Office, nueva plataforma móvil y su propio tablet, y eso de manera casi simultánea.

Microsoft necesita tener éxito y que a finales de año las firmas de investigación de mercado puedan decir que la cuota de Windows 8 está creciendo, y una de las claves son sus 94.000 empleados.

Microsoft no sólo planea acelerar el ciclo de cambio de producto dando a todos sus empleados nuevos ordenadores basados en la próxima versión de su sistema operativo, sino que les regalará smartphones basados en Windows Phone y su tableta Surface RT.

Según la firma de análisis Gartner, Microsoft espera lanzar 4,86 millones de tabletas en 2012. Añadir las 94.000 Surface RT equivaldría a un 2% de esa previsión. Por otra parte, Ballmer ya predijo que habrá 500 millones de usuarios de Windows 8 para 2013.

Además de cuota de mercado, Microsoft está demostrando cuánto confía en su próximo software y plataformas, que seguro que sus empleados ya están utilizando desde hace meses. También está demostrando que sus canales de fabricación y distribución funcionan perfectamente, que las colas no serán necesarias, y lo que es mucho más importante, que sus productos están preparados para el mercado profesional.

Desde el punto de vista del marketing, los familiares y amigos de los más de 90.000 empleados de la compañía podrán ver y tocar el producto y los resultados que eso puede tener no lo paga ninguna campaña de marketing.

Por cierto que esta campaña no le saldrá barata a la compañía de Redmond. La revista Forbes, que explica que ha sido el mismo Steve Ballmer quien ha anunciado el regalo a los propios empleados en la reunión anual, calcula que el coste alcanzará los entre 99 millones  y 124 millones de euros

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor