Microsoft también podría crear su propio reloj inteligente

Empresas

Microsoft lanzó sus primeros smartwatches en 2004 conectados a través de la tecnología SPOT.

El mercado de los relojes inteligentes puede convertirse en el próximo ring donde se batirían los grandes púgiles tecnológicos. Samsung ha confirmado que trabaja en un smartwatch, Apple ha dejado caer que el iWatch podría ser una realidad y no solo un rumor y la división de Android de Google también parece estar desarrollando uno de estos productos. A todos ellos, se acaba de sumar Microsoft.

The Wall Street Journal asegura que la empresa de Steve Ballmer comenzó a a buscar proveedores asiáticos para granjearse componentes para su dispositivo a principios de este año. El diario estadounidense afirma haberse puesto en contacto con fuentes cercanas a la cadena de suministro para obtener la información. No obstante, no hay certezas de que Microsoft vaya a seguir adelante con la distribución y comercialización del gadget. Lo que muchos se preguntarán es… ¿contará este smartwatch con Windows Phone?

La primera tentativa de los de Redmond en este ámbito se dio hace casi una década. En 2004 Microsoft comenzó a trabajar en un proyecto denominado SPOT (Smart Personal Object Technology) cuyas primeras aplicaciones fueron smartwatches capaz de utilizar señales de radio para enviar mensajes instantáneos desde Windows Messenger, titulares de noticias y pronósticos del tiempo, asociados a un servicio de suscripción.

Durante una época fabricantes de relojes como Fossil, Suunto, Tissot y Swatch implementaron la tecnología en algunos artículos. Cuatro años después, la producción se detuvo, aunque el servicio MSN Direct siguió dando soporte a estos relojes hasta finales de 2011.

Casualmente o no, el mes pasado Bill Buxton, investigador de Microsoft, habló largo y tendido sobre la extensa historia de los relojes inteligentes, que alcanza ya 37 años de antigüedad.

También hay que recordar que en septiembre de 2011 Microsoft firmó un acuerdo de patentes cruzadas con Casio válido durante varios años. Con este pacto la empresa de Steve Ballmer obtenía el acceso a una amplia información sobre hardware de Casio, incluyendo PDAs, cámaras digitales, instrumentos musicales, calculadoras y, por supuesto, relojes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor