Minimáquinas fascinantemente inútiles a la par de geniales en copas de vino

Empresas

Lo que estáis viendo, además de una genialidad de ingeniería mecánica de precisión, sería la personificación misma del Steampunk si no fuera porque funciona con energía solar en lugar de a vapor. Se trata de Sponge, la última escultura-máquina en miniatura dentro de una copa de vino del genial polaco Szymon Klimek. Pero una imagen no le hace justicia, para disfrutarla debéis verla en movimiento.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=S1ExKiIyxng[/youtube]

Para su creación ha utilizado láminas finísimas de latón de 0,1 milímetros, junto con circonio para los detalles. Todas las piezas de Sponge están fabricadas a mano, aunque ha utilizado CAD para ayudarle a diseñarlo. Eso le ha permitido ajustar al máximo, hasta el punto en el que la apertura de la copa y el diámetro del volante de inercia distan menos de un milímetro.

Aunque para su montaje lo hace fuera de las copas, la razón de ponerlas dentro luego, sellándolas y fijando las máquinas a la copa con resina, es que le da un toque de elegancia, las protege y además permite ver sus obras desde cualquier ángulo.

Klimek lleva desde el 2004 creando miniaturas de latón, habiendo fabricado ya casi un centenar. Desde el 2008 ya ha realizado 9 dispositivos mecánicos como éste y en sus próximas obras quiere atreverse con el acero.

En España tampoco nos quedamos atrás creando máquinas en miniatura, aunque lo suyo es que aunaran fuerzas para crear y mandar minicajas de Lemarchand resueltas a nuestros ilustres regentes para que se vayan de vacaciones con los cenobitas. [Makezine]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor