Modelo de desarrollo TI cuestionado

Empresas

Ante las objeciones de Francisco Ros al ritmo de desarrollo de la Sociedad de la Información se plantean otros interrogantes.

Las cifras indican que España sigue siendo un país tributario de terceros en cuanto a tecnología se refiere. Francisco Ros, secretario de Estado para las Telecomunicaciones, ratifica esta visión y deja intuir que o se produce un cambio radical en las actitudes generalizadas, o los planes previstos sólo llevarán a una penetración ligeramente superior a la actual, teniendo que plantearnos un futuro alejado de la tecnología.

En términos generales, los planes públicos muestran una cosa y la realidad nos enseña otra. Por un lado, los distintos Gobiernos (ahora socialista y previamente popular) han creado medidas que facilitan la adopción de las tecnologías, por otro lado, la vida diaria nos muestra que el acceso a la Sociedad de la Información está muy lejos de ser algo masivo.

Lo cierto es que siempre han primado políticas de oportunismo frente a la previsión a largo plazo. Ello es terriblemente decepcionante si nos comparamos con un país como Irlanda, que partió de unas condiciones económicas similares y ha evolucionado hasta avanzar a la cabeza del desarrollo de la última década.

Si se quiere salvar el modelo de desarrollo basado en las Tecnologías de la Información se debe preparar de cara al futuro, o volcarse de pleno en la formación de los usuarios. Sólo así, los negocios electrónicos tendrán una perspectiva realmente destacable.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor