Monta carreras ilegales en tu estómago con los microcohetes basados en cinc

Empresas

Puede que al Chip Prodigioso no le hiciera falta, pero los sensores internos y dispositivos de administración de medicamentos, se verán bastante beneficiados gracias a este nuevo tipo de micromotores de propulsión a chorro basados en cinc y que utilizan una reacción con medios altamente ácidos, en lugar de algún tipo de combustible o fuente de energía interna. Descubre como puedes montarte tu propio circuito fe Fórmula 1 en el estómago tras el salto.

Gracias a los microcohetes de polianilina (PANI)/Zn tubular se consigue una propulsión con un chorro de burbujas de hidrógeno que se forman a través de una reacción redox entre el medio ácido del estómago y la superficie interna de cinc de la cápsula.

De hecho su velocidad depende del pH del entorno y se puede usar además para una medida muy sensible del mismo, permitiendo también propulsiones muy elevadas y movimientos perfectamente guiados.

Así que ya lo sabéis, además de una tecnología importante para la bioingeniería y medicina, por fin los personajes de Érase una vez la Vida podrán dejar de ir todo el día a pata y adelantar por la autopista del estómago a lo Fast & Furious. [Medgadget]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor