Motorola Droid RAZR HD y MAXX HD: kevlar y batería eterna

Empresas

Motorola tuvo su gran momento hace ya unos cuantos años pero no se resiste a desaparecer y desde luego no podemos negarle un gran mérito a sus intentos. El último viene por partida doble con la etiqueta Droid RAZR HD. Básicamente tenemos el mismo terminal con la variante de una mayor y casi interminable autonomía de batería en el caso del MAXX HD y para combatir los posibles inconvenientes de peso y fragilidad nada como una carcasa posterior de Kevlar. A continuación te detallamos en profundidad lo que ofrecen estos dos terminales.

Ya el año pasado el Droid RAZR estableció la dirección en la que Motorola plantearía batalla: terminales delgados, livianos y con gran duración de batería. Ahora con los modelos HD y MAXX HD llevan su apuesta un poco más lejos.

Son dos smartphones que se apoyan en el SO Android, la version 4.0 en este caso, ofrecen pantallas de 4,7″ y resolución 720p con cámaras de 8 megapíxeles y la única diferencia es que el MAXX aumenta la ya de por sí destacable autonomía del modelo “pequeño” puesto que en este la batería es de 2.530 mAh y en el “grande” llega a unos impresionantes 3.300 mAh.

La sensación al tenerlos en la mano hace olvidar la fragilidad de otros terminales, en este caso puedes llegar a pensar que son a prueba de balas y en cierto modo es así puesto que la parte trasera es de kevlar, material ligero y ultrarresistente empleado para confeccionar chalecos anti balas.

Ademas de la diferencia mínima de grosor del modelo MAXX, debida a la mayor batería, ambos terminales difieren en la distinta cantidad de memoria disponible (16 y 32 Gb) y en una diferencia de $100 entre el modelo normal ($200) y el más independiente del enchufe ($300).

Los dos cuentan con ranura para expansión de memoria de almacenamiento mediante tarjeta microSD, tienen puerto microHDMI y tecnología NFC de comunicación inalámbrica. Pero por encima de todo la que sin duda será la gran razón para adquirir uno de estos terminales será la vida de su batería, que es capaz de aguantar todo un día de uso intensivo de frecuentes conexiones a la red de datos, WiFi, visionado de un par de películas, varias horas de reproducción musical, frecuentes consultas a mensajería y redes sociales… y al llegar a casa de madrugada aún queda batería de sobra.

En un uso no intensivo se puede llegar con facilidad a los dos días de autonomía sin mayores problemas, lo que en los tiempos que corren constituye una interesante posibilidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor