Móvil + proyector = habla y toca

Empresas

A menos que uses un manos libres, pinganillo Bluetooth, por cable o conectes el manos libres, realmente no es tan sencillo hablar por el móvil mientras consultas información en el móvil o tomas notas.

Hasta que no nos crezca otro brazo o de tanta radiación a causa de los móviles las orejas se nos vuelvan prensiles (no lo descartemos) sería tremendamente útil contar con una solución como esta que han desarrollado en la Universidad de Duisburg-Essen (Alemania) que aúna móvil y picoproyector y que te permite crear un escritorio virtual en cualquier superficie a tu alcance con la que puedes interactuar como si fuese la pantalla de un tablet.

Por el momento el prototipo es algo tosco, además de tocho, pero también un móvil de hace 15 años era un lastre que te deformaba el bolsillo de la chaqueta y mira por dónde vamos.

El funcionamiento, no obstante, demuestra ser bastante práctico para esas ocasiones en las estás hablando por teléfono y que debes consultar datos, tomar notas o facilitar información que llevas almacenada en el smartphone y necesitas usar auriculares mientras manejas las aplicaciones en pantalla o tienes que alternar entre hablar y manejar el móvil.

En este vídeo puedes ver el concepto en funcionamiento.

Teniendo en cuenta que la tecnología del picoproyector aún tiene que avanzar hasta que pueda usarse en estancias que no necesiten estar a oscuras, por no hablar de su integración en dispositivos de tan reducido tamaño como loe teléfonos móviles, lo que han hecho en Duisburg-Essen es centrarse en lo que tiene que ver con la integración entre los dos dispositivos y la forma de que la interacción con lo proyectado se transmita al interlocutor con quien estamos conversando… y viceversa.

La idea es que la interfaz de usuario de ambos, emisor y receptor de la llamada, sea colaborativa y puedan ambos trabajar sobre el mismo documento, fijar una cita en el calendario, compartir archivos… ─[PicoProjector-Info]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor