Nadando al límite del desfiladero en Singapur

Empresas
0 0

En pocos sitios del mundo uno puede disfrutar de unas vistas aéreas tan sorprendentes mientras se relaja en una piscina al borde del “abismo” como en esta piscina gigante construida en lo alto del hotel Marina Bay Sands en Singapur.

Esta enorme piscina situada en el piso 55, a unos aproximados 200 metros de altura, es parte de un complejo con piscina, restaurante, bar, spa y parque botánico que tiene una longitud de 380 metros y conecta por arriba los tres edificios del hotel.

La piscina mide 150 metros y es la piscina más grande del mundo a esa altura. Además tiene un sistema por el cual recupera el agua que “cae” de la piscina de vuelta a la misma.

El complejo hotelero ha costado 6.000 millones de dólares, aunque puedes entrar para disfrutar de esta azotea de lujo por tan solo 20 dólares. Para que fuera perfecto sólo tendría que tener toboganes que conectaran directamente la piscina con cada habitación, a lo tubos de transporte de Futurama.— :Dani Burón

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor