Nervios de acero para el nuevo Resident Evil: Deadly Silence

Empresas

Con opciones disponibles sólo en Nintendo DS, Resident Evil: Deadly Silence te helará la sangre en las venas.

Resident Evil: Deadly Silence no es un remake al uso. El modo clásico recoge el juego original con gráficos mejorados, el plus de la doble pantalla y muchas novedades que el jugador descubrirá a medida que sus pulsaciones cardíacas se aceleren. Pero el título creado por Capcom también incluye un modo rebirth completamente nuevo pensado para explotar al máximo las posibilidades tecnológicas de Nintendo DS y acercar al jugador a cotas de terror más altas.

Este modo Rebirth también incorpora mayores dosis de acción: más armas, munición y monstruos. Además, los diseñadores de Capcom han incluido en Resident Evil: Deadly Silence movimientos y artilugios que aparecen en las entregas más recientes como Resident Evil 4. Pero el jugador no escapará de la trampa mortal que es el caserón sólo con músculo, reflejos y buena puntería.

Necesitará usar el cerebro más que en ningún otro juego de la serie Resident Evil. De hecho, más de la mitad de los puzzles del juego se han repensado para dar uso a la pantalla táctil de Nintendo DS. Ese dispositivo táctil, además, sirve para tener un acceso rápido a los mapas y las armas? y para enzarzarse en peleas a cuchillo en primera persona. ¿Otro dispositivo que optimiza el juego? El micrófono de Nintendo DS: a través de él haremos el boca a boca para reanimar a miembros heridos del equipo, apagaremos velas?

Sin embargo, en esta ocasión no estaremos solos en el corazón de las tinieblas? Por primera vez en la serie en Resident Evil: Deadly Silence hay una opción multijugador que permite participar hasta a cuatro personas. Los cuatro jugadores podrán cooperar o enfrentarse entre ellos escogiendo entre nueve personajes diferentes para escapar de la mansión en el mínimo tiempo posible.

Disfruta de una de las sagas de terror más escalofriante con tu DS.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor