No necesitarás ser un zombi para hincarle el diente a este cerebro

Empresas

Cereeeeeebrooooo…

¿Cuántas veces habrás pronunciado esa frase mientras extendías tus brazos, adoptabas un gesto consistente en ojos desorbitados y mandíbula caída? Ah, los zombis… esas maravillosas criaturas de origen caribeño inmortalizadas para el cine por Jacques Tourner y George A. Romero en espeluznante blanco y negro.

Después llegó el color y la pantalla se tiñó de sangre roja y vísceras multicolores. Ahora los zombis incluso corren. Estos tiempos modernos llenos de prisas… pero tú no debes tener prisa alguna si quieres terminar de comerte este cerebro de chicle de tamaño natural y unos 3 kilos de peso. Y aún hay más.

No te quedará más remedio que llamar a algunos amiguetes zombis para daros un auténtico festín de cerebro.

Un chicle con sabor multifrutas de 3 kilos da para todo un maratón de cine de casquería. Es el complemento decorativo ideal para tu próxima fiesta de Haloween o para poner en la sala de espera de la consulta de un psicólogo. Por fin podrán llamarte “comecocos” con razón. ─[Firebox]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor